Ir al contenido principal

Mariana Vega: En una búrbuja

letrastereo_el_penduloElla flota por el mundo


"¿Qué buscas?" Le pregunté a una chica vestida de negro como su largo cabello. Un
minuto antes un Whatsapp suyo me advirtió que sería ella la que estaría sumergida observando las paredes forradas con cientos de libros del café "El Péndulo" de La Condesa (Ciudad de México). Ella no estaba buscando nada en especial, hacía tiempo en una cálida tarde octubre esperando la llegada de un periodista, este servidor.

"No parecemos venezolanos", comentó con sorpresa al mismo tiempo que ambos clavábamos los ojos en la hora del teléfono, "4:00 pm", la hora pautada. Sin duda, era una buena señal para la entrevista que pronto iba a comenzar, y con la que pretendía descubrir quién era ella

No bastaba saber que esta cantautora en su disco debut (Háblame) del 2008 obtuvo doble disco de oro y platino en Venezuela. Tampoco conocer que en su segunda producción, también de Pop fresco, ella logró internacionalizarse.  Ni siquiera ha sido suficiente enterarme que su más reciente álbum de Folk-pop, "Mi Burbuja", contó con la supervisión del reconocido  Cachorro López, y que actualmente ella es número 1 de la lista de Pop Rock Nacional en Venezuela. 

Dos cómodos sillones, un par de cafés y arrancó una relajada plática (conversación en mexicano) que ayudó para que la conociera más de cerca, a ella, Mariana Vega.

LA PLÁTICA

- Mariana, conocí tu historia musical y es como sacada de una película. De esas que uno las ve y dice 'Ah, eso no pasa en la vida real'. Una chica va de Canadá a Venezuela a la boda de una prima, la familia la anima a que cante una de sus canciones. Con su voz y una guitarra la joven cautiva a todos, incluido a un productor que por "casualidad" estaba invitado. Este ejecutivo sorprendido por el talento de la chica, la patrocina y graba discos  que se convierten en oro y platino, alcanza los primeros puestos en las listas de popularidad, y hace conciertos por el mundo, etc., etc., etc. ¿Y tú sientes que fue así?
- ¡Total, como de película! Cuando me pongo a analizar la situación, pasaron tantas cosas para que yo pudiera estar esa noche cantando en el matrimonio. Es fuerte, pero a la vez no. Yo estaba en la Universidad de una ciudad llamada Guelph, y a última hora decidí cambiarme a la de Toronto para estar cerca de mis papas. Gracias a ese cambio ellos decidieron: "Entonces te vienes al matrimonio de tu prima".
- Hubo muchas cosas que tuvieron que pasar para que estuviera ahí. Parte suerte, parte que te tocan.



- En las redes sociales es impresionante leer la gran cantidad de mensajes de la gente  identificada con tus canciones. ¿En qué te inspiras para componer? Antes de empezar "formalmente" la entrevista, me comentaste la influencia que recibiste  de tus papás de las coplas llaneras venezolanas. ¿Qué más te mueve para escribir?
- A mí siempre me gustó la psicología, y de eso me gradué en la Universidad de Toronto. Venía cantando y componiendo pero era como un hobbie. 
- Cuando empecé a componer fue como una terapia. Era mi manera de cerrar las cosas. Me mudé a Canadá a los 15 años. Era una edad complicadísima, no hablaba el idioma, otro país, etc. Pasé un año donde estaba realmente muy sola, y la guitarra era mi desahogo. Ahí es cuando empecé a escribir mis primeras canciones.
- Poco a poco ya no necesito que sea algo propio o una historia autobiográfica. Estimo ser muy descriptiva en las letras y ponerme en los zapatos de los demás. Me pregunto cómo reaccionaría. Busco el lado psicológico. Me imagino que por eso se produce ese enganche con la gente.

- ¿Mariana Vega vive en una "Burbuja"?

- Sí, la verdad que sí. Uno a veces lo dice como algo malo: "Sal de tu burbuja, el mundo no es así de rosa". Al final creo que puedes estar consciente de lo que pasa afuera, y quedarte en tu burbuja. Para tu mente y tu alma, es sano.

- ¿Tienes miedo que se rompa?

- No, creo que se puede expandir. Creo que cada vez va abarcando más.





- Vives ahora en México en donde estás proyectando tu carrera. ¿Hasta dónde quieres que llegué tu "Burbuja"?

- Este disco (Burbuja) lo grabé en Argentina con Cachorro López. Un maestro. Siempre había querido trabajar con él, me gustó mucho el trabajo que ha hecho con Julieta Venegas y Natalia Lafourcade. Además en el rock argentino se usa mucho el folk, lo saben manejar muy bien. El último disco de Cerati es un ejemplo.
- Entre las canciones del disco está una con Ale Sergi del grupo Miranda y que se llama "Medicinal". Precisamente este es el tema que vamos a empezar a promocionar en Argentina. La canción debe estar empezando a rotar ahorita. Ya hice un poco de promo hace como un mes. Primera vez que voy a entrar en ese mercado, y de la mano de Cachorro se me va a hacer un poco más fácil.
-Es algo nuevo y me gusta mucho porque Argentina tiene esa onda del cantautor, el trovador.





- ¿Y España?

- Me llama mucho la atención. De hecho quiero trabajar un tema del próximo disco con el productor de Bebe, Carlos Jean. De ella me encantan todos sus discos, cada canción es un mundo. Quizá si se me da la oportunidad, me gustaría hacer un tema en España. Pero ahora me tengo que concentrar aquí.

- Es conocido el alto nivel de los compositores de Pop Rock  provenientes de Argentina. Shakira trabajó con Gustavo Cerati, y tú ahora con Cachorro López. ¿A quién otro quisieras para trabajar contigo?

- Las melodías de Calamaro me parecen increíbles. Escuche el último disco de Vicentico y
me gustó mucho. Yo no soy muy selectiva, si tengo la oportunidad de trabajar con alguienque tiene más experiencia que yo, ¡Adelante! Algo voy a aprender de ahí.

- ¿El escenario es como una "Burbuja"?

- Sí. Normalmente pasas los primeros 30 segundos ajustándote. Por alguna razón haces la

prueba de sonido y todo cambia. Nadie sabe que pasa entre la prueba y el show. Alguien llega a jugar con las cosas (Risas). Obviamente tiene que ser la energía con la que entras a tocar que es distinta. Esos segundos son un poco estresantes, y ya después sientes que está todo el mundo contigo, como cómplices ahí, en la misma onda.

- ¿Cuál es el lugar con más "Burbuja" en el que has actuado?

- Con el que más he conectado ha sido el CorpBanca en Caracas. Es un teatro chiquito de 500 personas, por eso es más fácil donde sentirse. La vibra del lugar es súper cool. Pero uno de los más emocionantes fue aquí (Ciudad de México), en el Auditorio Nacional. Le abrí a Benny Ibarra, un ex-Timbiriche.
-Con Franco (De Vita) estuve en el Poliedro (Caracas). No era mi show, le abrí y después cantamos juntos "Si la ves".

- ¿Algún lugar deseado tipo Carnigie Hall, Radio City, Wembley Stadium, por ejemplo?

- Me gustaría volver al Auditorio Nacional y al Poliedro, pero con mi show. Falta muy poquito (Risas).

- Antes de comenzar la entrevista me comentaste que viviendo en Canadá te influenciaste de artistas que fusionan el folk, el rock y el pop, como Dave Matthews Band, Neil Young, Jewels, Counting Crows, y recientemente con Mumford and Sons.  ¿Y del folk latinoamericano qué te llama la atención?

- Conocí en Argentina una banda, Alvy Singer and The Big Band ¡Buenísima! Me encanta lo
que hace Julieta Venegas. Me gusta Carla Morrison que ahora está en pleno apogeo. Otro chico argentino, Paulino Monroy ¡Increíble! Viene del folk, es desconocido pero no por mucho tiempo.



"LA CUENTA POR FAVOR"

Aunque el tiempo es infinito, la entrevista no. En poco más de una hora tuve la oportunidad de conocer algo de Mariana Vega más allá de su exitosa carrera, que es como de película. Vive en una "Burbuja" que le permite estar en contacto con la realidad a través de su música y psicología.

Mariana Vega expande su "Burbuja" por el mundo. Ya estamos adentro.

Adrián Naya


Gracias a Stella (Ana mil changos) por la producción.

P.d. Esto está por salir de Mariana Vega el 14 de octubre. Un adelanto.


Comentarios

  1. Muy buena entrega y entrevista. Una voz muy particular que cautiva de inmediato... Me gusta y que orgullo Venezolanisimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…