Ir al contenido principal

De la calle es


letrastereo_john_butler
Un video, un hombre y una guitarra. A primera vista el aspecto del músico y de su instrumento evidenciaban que no era un "producto" de la industria musical. El hombre empezó a rasgar las cuerdas de forma tal que fue imposible dejar de prestarle atención. De inmediato era notable su maestría con la guitarra, pero no fue ese el gancho sino la composición que estaba ejecutando el desconocido músico. 

Segundo a segundo, minuto a minuto, el inspirado músico me fue llevando a través de una historia que navegaba, por momentos, en una calma relajante, como en el medio de un mar sereno, en otros a vivir la agitación propia de quien debe sortear inmensas olas típicas de una gran tormenta. La obra no podía tener otro nombre "Ocean" (como lo indicaba el video), su autor el "desconocido" John Butler. 
 

Esta experiencia fue hace unos años y, por supuesto, la curiosidad me llevó a averiguar de quien se trataba. Su aspecto hacía justicia a su origen, porque este americano-australiano es de los "miembros" de los músicos que se curten tocando al intemperie. Las calles de Fremantle, en el extremo occidental de Australia, fueron sus primeros escenarios antes de grabar discos y dar vueltas por el mundo por festivales desde comienzos de este siglo. 

Antes de seguir comentando sobre Butler me gustaría que navegaran en el "Ocean" como lo he hecho nuevamente con sumo gusto. Recomendable usar audífonos (cascos) y cerrar los ojos.





Un hecho curioso que se aprecia en el video de "Ocean" es que su guitarra tiene 11 cuerdas en vez de 12, como suele ser en estos modelos de instrumento. No es por una situación precaria de economía o por descuido del músico sino que es parte de su técnica, muy admirada, para ejecutar determinados temas de su composición.

Normalmente, Butler se hace acompañar por un par de músicos en sus presentaciones, banda que ha bautizado simplemente John Butler Trío. Y es que no necesita más nada para lograr con su calidad mover a la gente. Una muestra es la siguiente presentación que hizo en un festival en Japón. Disfruten de "Funky Tonight". Sin desperdicio la descarga de percusión en el medio del tema.





Tremendo fiestón se monta Butler y compañía. Sin duda las tablas que da ganarse la atención de la gente en la calle son únicas.

Tampoco tiene ningún problema a volver a sus orígenes sobre la acera (banqueta) si la situación lo amerita, o por simple deseo, como ocurrió en Ottawa, Canadá. Butler convocó a sus seguidores a un parque de esa ciudad para que pudieran verlo debido a que el festival donde iba a presentarse fue suspendido por un aviso de tormenta eléctrica.

Disfruten de su esencia musical callejera, sin micrófonos, apoyado por los presentes y de su cuñado tocando la percusión con el estuche del contrabajo.





No importa si es en un festival, un estudio, una iglesia, un parque, Butler siempre lleva su agradable música con sabor a calle a donde sea y cuando sea.

Adrián Naya

Bonus track: Junto a Rodrigo y Gabriela, otros que también son de la calle (Recomendación ver: "Otra vez el 11:11")


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…