Ir al contenido principal

PJ MX 2015



letrastereo_pearl_jam_setlist_cdmx_2015Con satisfacción uno va acumulando con los años "horas de vuelo sonoras" de recitales en vivo, al mismo tiempo, la exigencia va en aumento y eso provoca que no sea tan fácil que un concierto supere nuestras expectativas. Esto se complica aún más si el artista o banda en cuestión ya se ha disfrutado en directo con anterioridad, o para colmo caemos en manos de YouTube y de las redes sociales para investigar como serán los detalles del concierto por venir.

A pesar de todo eso, hay esperanzas. En vivo hay bandas que se encargan de destrozar cualquier resistencia emocional que impongas, y se entregan con todo como si fuera su último concierto en la tierra. Pearl Jam es una de esas, y recientemente en el Foro Sol de la Ciudad de México, tocaron por más tres horas para que muchos de los 62 mil presentes saliéramos afónicos, con músculos acalambrados (de brincar), y con una sonrisa de oreja a oreja difícil de quitar.

No era el último recital de la banda, pero sí de la gira Lightning Bolt que los llevó por todo el mundo durante dos años. El 28 de noviembre de 2015 fue la fecha escogida para cerrar un ciclo, y armar un buen desmadre (como se dice en México) por fortuna de todos los presentes seguidos de los Jam, quienes ya llevan 25 años rodando.

letrastereo_pearl_jam_cdmx_2015Esta fiesta pearljanera contó con muchas ingredientes que funcionaron emocionalmente y que ayuda para que perdure en nuestras memorias por mucho tiempo. Uno: De los 31 temas interpretados 8 fueron de TEN, su primer disco y el culpable del culto que tenemos muchos. Dos: Tocaron un tema de los Eagle of the Death Metal (I Only Want You) en solidaridad con sus colegas que sufrieron el reciente ataque terrorista en un concierto en París. Dos: "Imagine" también dedicada a las víctimas de lo sucedido en la capital francesa con una versión muy emocionante e iluminada con un mosaico de celulares encendidos en el público. Tres: Matt Cameron, el baterista, celebró su cumpleaños 53 con pastel y mañanitas cantadas por tan sólo 62 mil almas. Cuatro: "Faithful", no estaba programada en el repertorio de la noche pero Eddie Vedder se la cantó a una chica en el público quien la tenía escrita en una bandera que tenía. Cinco: "Sirens" estuvo dedicada a un chico que murió y quería estar en este concierto, sus padres estuvieron presentes. Seis: Uno de los camarógrafos de esta gira hacía su último concierto después de 28 años, por lo cual se le dio una despedida en tarima. Siete: el público retroalimentó a Pearl Jam siguiendo la mayoría de las letras y aplaudiendo rítmicamente los temas...

letrastereo_pearl_jam_cdmx_2015En fin son muchos los motivos para recordar este concierto. Al día siguiente revisé las notas de prensa para corroborar que la alegre "resaca" musical no fuera fruto de una percepción súper subjetiva de fanático, pero no, sí fue una gran noche. Por citar un ejemplo de las reseñas que constataban lo sucedido decía: "Una de las noches más épica del rock en la historia de nuestro país" (La Crónica). Sin duda el concierto de PJ en México 2015 rebasó las expectativas de críticos y aficionados, incluida la mía a pesar del precedente en el 2006 en Barcelona (leer entrega Grunge 91'), un concierto también muy emocionante. 

Abajo les comparto una playlist de Spotify creada con los 31 temas interpretados en esa noche "épica" e imborrable. También pueden disfrutar de algunos vídeos con algunos de esos momentos emotivos comentados, y que fueron subidos a YouTube por otros privilegiados que estuvieron esa noche.

   





No importan las "horas de vuelo" vale la pena dejarse sorprender en cada nuevo concierto.

Nos vemos frente al escenario.

Adrián Naya


Nota: Si no pudieron escuchar la playlist de Spotify en esta entrega pueden buscarla directamente como PJ MX 2015 en este reproductor digital.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…