Ir al contenido principal

Ryan y otros sastres

Maestros para revestir canciones

letrastereo_1989
Hay músicos capaces de darle otra vestimenta a canciones hechas por otros, a esto se le llama popularmente versiones o covers. En el estudio maquilan e hilan diferentes ritmos, tiempos, instrumentos y melodías para que los nuevos arreglos creen otra pieza.

No es tarea fácil y muchos han salido mal parados a la hora de presentar la "nueva" canción. En otras ocasiones, por el contrario, el experimento ha tenido una gran aceptación e incluso ha impulsado la carrera del artista que se atrevió a manipular una canción, ya reconocida. Uno de los ejemplos más famosos es la versión que logró Joe Coocker de "A little help with my friends" de los Beatles. El cantante lo transformó  en otro muy distinto con una vida propia que quedó inmortalizada en el Festival de Woodstock de 1969.
 
En el 2015 Ryan Adams, no confundir con Bryan, el canadiense, no sólo se atrevió a ponerle otra ropa muy distinta a una canción, sino que lo hizo con todo un álbum. Pero lo más sorprendente es que este valiente tomó curiosamente la producción de Pop comercial más vendida y radiada entre el 2014 y 15', 1989 de Taylor Swift.

El 1989 de Ryan ya ha sido considerado como uno de los mejores álbumes del 2015 por críticos musicales que suelen no tener tanto afecto por artistas del Pop más mercadeado como lo que hace la mencionada cantante británica.

El músico de Jacksonville revistió con su sello la esencia del trabajo de Swift con sonidos Rock, Folk, Country e Indie, y el resultado ha sido tan bueno como para persuadir no sólo a críticos, sino a sus propios seguidores y público en general. También habla de un artista sin complejos que ha compartido su talento con otros de la talla de Elton John, Willie Nelson, Weezer, America, Nora Jones, entre otros.

A continuación van a poder disfrutar dos de los nuevos trajes, "Style" y "Shake it off", este último sonó hasta el cansancio en las radios de medio mundo con su "ropa" original (Escuchar vídeos).







Otra curiosidad ha sido encontrar vídeos en vivo de Ryan interpretando al mencionado, y casi tocayo, Bryan Adams. En sus primeros años de carrera no se tomaba con mucha gracia que lo confundieran con el canadiense, pero desde el 2014 ha dejado atrás cualquier conflicto de identidad (del público) para brindar los temas de Bryan al estilo Ryan Adams (Ver vídeo).




Otro sastre al igual que Ryan es Chris Cornell, la súper voz que lideró Soundgarden y formó parte de Audioslave. En solitario este cantante ha jugado con la canción de otros con resultados interesantes. Hace unos años hizo una versión intensa en clave de blues del tema Billy Jean de Michael Jackson que vale la pena escuchar. Recientemente Cornell ha revestido el emocional tema "Nothing compares 2 U" que compuso Prince por encargo para Sinead O'Connors (Ver vídeo).





Gracias Ryan Adams y a otros sastres por atreverse y quitarle la etiqueta a mucha ropa.

Adrián Naya

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…