Ir al contenido principal

Sr. Rock and Roll

El bigote bicolor se acerca al borde del escenario, la banda sigue tocando en medio del concierto, arquea su cuerpo para agarrar impulso y como una catapulta lanza un proyectil acuoso. El escupitajo hace target a unos metros, por suerte, en un hueco que en fracciones de segundos se formó dentro de la tupida masa humana que llenaba "la olla" del Poliedro de Caracas. Era la noche del 6 de mayo de 1989.  

Ese episodio no empañó una gran noche de concierto protagonizado por un Sr. Rock and Roll, el Sr. Charly García. El músico argentino como  Jerry Lee Lewis, Johnny Rotten (Sex Pistols), Axl Rose, es capaz emocionarte en alto grado con su creatividad musical, y de un momento para otro sorprenderte, por ejemplo, un escupitajo, lanzarse al público o de un noveno piso de un hotel a la piscina (Mendoza, Argentina), destruir habitaciones como profesa en su "demoliendo hoteles", etc., etc., etc. Nunca se sabe que pueda pasar con ellos debido a su carácter impulsivo e irascible producto tal vez de una mente prodigiosa que les lleva en ocasiones a realizar actos de difícil "comprensión".

Charly, en los setenta comenzó a ser un ídolo de la juventud argentina con sus proyectos, Sui Generis (con Nito Mestre), la Máquina de Hacer Pájaros y Serú Girán junto a los talentosos David Lebón, Pedro Aznar y Óscar Moro. Pero fue en los ochenta que su talento y carácter Rock and Roll traspasó fronteras con  de temas que se convirtieron rápidamente en himnos de la cultura pop-rock del continente.

En esta entrega vamos a disfrutar de algunos temas de este Sr. Rock and Roll y "oído absoluto" (capaz detectar una nota musical aislada: Mozart, Michael Jackson), creados en aquellos años ochenta antes de caer en varios baches psicológicos y de perder parte de su calidad vocal. 

Ha sido difícil seleccionar unas pocas canciones y dejar por fuera otras que merecen ser disfrutadas siempre. "Buscando un símbolo de paz" abre la sesión con una versión grabada en el concierto Subacuático de 2009 en Vélez, Buenos Aires. 





A pesar de la lluvia que dejó inútil al teclado y de la poca voz que le queda al Sr. Rock and Roll, esta interpretación llena de energía emociona a muchos que hemos podido disfrutar de esta canción desde aquellos ochenta.

La siguiente canción es de esas que te dejan sin palabras. En el mencionado concierto en Caracas (1989), el recinto del Poliedro quedó a oscuras con 15 mil almas adentro que al escuchar las primeras notas del piano encendieron pedazos de vasos de cartón, encender mecheros, etc., y que se creara un momento mágico guiado por "los dinosaurios" de Charly. Ese momento no está registrado audiovisualmente, pero la interpretación en el unplugged de 1995 en Miami, también sirve para disfrutar de este gran tema.





Cambiamos el giro con un tema incendiario, "Demoliendo Hoteles". Canción muy apegada a la realidad de su autor quien han destrozado unas cuantas habitaciones en Latinoamérica. El siguiente vídeo captura su genio en el estudio incluido interrupciones mientras grababan voces para el tema que sería incluido en el disco Piano Bar. Un dato curioso, el de las teclas con greñas es Fito Páez cuando estaba en la banda del bigote bicolor.





El último vídeo de esta entrega Charly es de un tema que hizo junto a Spinetta, el otro padre del rock en Argentina, "Rezo por Vos". La siguiente versión ya la había publicado en "El Flaco y sus flacos amigos" dedicado al difunto guitarrista, pero vale la pena volverla a disfrutar pues es otro momento mágico del Sr. Rock and Roll y del pop-rock latinoamericano.





También rezo por vos Charly, aunque has demostrado tener más vidas que un gato. Se fue Spinetta, Cerati y tú has esquivado la muerte a pesar de tu carácter Rock and Roll. 

Charly no cambies, a pesar de los escupitajos.

Adrián Naya

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…