Ir al contenido principal

Canción Animal, para el refugio nuclear




letrastereo_canción_animal
Ya nada fue igual desde aquel 7 de agosto de 1990 cuando salió a la luz, y al espacio sonoro, Canción Animal, el quinto disco de Soda Stereo. Cerati, Zeta y Charly grabaron esta obra que es considerada por muchos el mejor álbum de rock en español de la historia, y para otros, entre los que me incluyo, y sin duda el disco que me llevaría a un refugio nuclear.

Canción Animal fue la inspiración para muchos jóvenes latinoamericanos y el motivo para soñar con tener su propia banda de rock en español. "De música ligera" fue el tema escogido como promocional del disco, el cual se terminó convirtiendo en el más popular de la historia de Soda. Esa canción ha sido versionada miles de veces en bares y pubs del continente, incluido este servidor por Caracas. La he escuchado miles de veces, incluso en lugares donde no me hubiese esperado jamás hacerlo, como en una madrugada en un bar del barrio de St. Michel en París.

Esta producción de los Soda fue grabada en Miami en junio de 1990 y contó con la colaboración de Daniel Melero como productor, Twetty González en los teclados, Andrea Álvarez en la percusión y con el virtuoso Pedro Aznar haciendo los arreglos de las voces, especialmente en el tema "1990" donde el mismo participa. 

Recientemente leí en una entrevista hecha a Cerati en el año 1990 (buscar Flacostereo) y escuché otra
letrastereo_canción_animalcon Zeta (07-08-15) en una radio argentina, donde ambos detallaban interesantes curiosidades en la grabación de Canción Animal, las cuales recomiendo que busquen. 

Para celebrar este aniversario "animal" los invito a disfrutar de cada uno de sus temas en distintas versiones que hay por ahí en la "autopista"

"(En) el séptimo día" abre este disco con una de las mejores líneas de batería de rock que he escuchado, sinceramente, una genialidad con un tempo en 7X8.





El segundo track es "Un millón de años luz", con uno de los mejores solos de Cerati en su era Soda Stereo.






"Canción Animal", tiene una intensa percusión acoplada a una seductora guitarra y una letra que se encarga de reafirmar el humor carnal del disco.





"1990" un tema más acústico y campechano, muy agradable, como de copas en una terraza.


 


"Sueles dejarme solo", un himno de rock en español. El tema cierra de forma contundente el lado A en el vinilo. La versión en vivo a continuación hace justicia a la esencia de la grabación original.






El lado B arranca con la emotiva, contagiosa y eterna "De música ligera".





"Hombre al agua" una canción épica con una letra muy original y un bajo muy hipnótico.





"Entre canibales", fiel al seductor y directo discurso y sonido del disco.





"Té para tres", un trío familiar muy sentido.





"Cae el sol", un rayo de luz optimista para acabar esta gran obra.





Y volvemos a comenzar, porque Canción Animal tiene esa cualidad circular que nos lleva a escucharlo una vez y otra y otra y otra...

Son 25 años de disfrute con Canción Animal, el disco "elegido" por algunos de nosotros los humanos hispano-hablantes, para ir al refugio nuclear o cuando venga una nave espacial a buscarnos.

Gracias Gustavo, Zeta y Charly.

Adrián Naya

Dato curioso: Las fotos de esta entrega de Canción Animal son de una limitada edición en vinilo que salió en España, un tesoro no descubierto aún por muchas personas en ese país. Esta joya fue comprada en una tienda de segunda mano en Barcelona en el año 2006.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…