Ir al contenido principal

Los primos melómanos

letrastereo_vinilLa música entra por casa
Melómano: "Persona fanática de la música" (R.A.E.) 
Hay familias de abogados, médicos, arquitectos, ingenieros o artistas. La mía es de melómanos. Hasta hoy no conozco "la oveja negra" dentro del clan, y menos por el lado materno, donde el árbol genealógico es frondoso de primos hermanos, segundos, terceros, etc. Si existiera ese familiar anti-música, seguro ha vivido verdaderas sesiones de torturas por años.

Para no cometer un error, lo dejamos en que la mayoría compartimos esa condición melómana. Tal vez llevamos un gen con predisposición a la adicción a melodías y ritmos. Lo cierto es que todos los primos desde bebés recibimos fuertes dosis de discos en navidad, fin de año, cumpleaños, aniversarios, bautizos, comuniones, etc., etc., etc. En la infancia nuestra única carencia fue el silencio, por fortuna.

En cualquier casa de los primos los discos giraban sin fin. Muchas fueron la agujas de tocadiscos consumidas, y alguna que otra corneta (altavoz) reventada. Los géneros musicales variaban según el momento de la reunión, aunque siempre había sets bailables que iban dede la salsa hasta el disco music. Escuchabas de todo, incluso cosas que hoy no podría confesar. Pero ese es el riesgo de convivir en un ambiente melómano, y más cuando eres un imberbe excluido del equipo de sonido.

A continuación van a escuchar algunos de esos temas que seguramente están adheridos en la memoria colectiva de la mayoría de los primos, y a quienes quiero agradecer en este 5to. Aniversario de LetrastereoEllos han contribuido a disfrutar de este idioma universal, y que sienta placer en compartir esas sensaciones que uno va viviendo con ella, la música.





Esta adaptación de Willie Colón del tema de Chico Buarque sonó con fuerza en Latinoamérica y en las casas de los primos a partir de 1981.  "Oh que será" pertenece el LP Fantasma reconocido hoy en día como un clásico. Tuve la fortuna de escuchar este tema por primera vez en vivo en la versión que acaban ver, perteneciente al concierto "50 aniversario de Amnistía Internacional" en La Carlota, Caracas, 1998. 







Del mismo concierto seleccioné "Plástico" un tema con una lírica muy potente y realista, pero que en esos años de infancia el gancho fue su intro disco music y su rítmica contagiosa. Pertenece a álbum Siembra de Rubén y Willie, el más vendido en la historia de la salsa. Este disco de 1978 dio vuelta y vuelta en los tocadiscos de la familia con estas inolvidables canciones: "Pedro Navaja", "Buscando Guayaba", "María Lionza", "Siembra", "Ojos" y "Dime".

Para cerrar esta entrega tributo a los primos melómanos voy a completar un triángulo muy significativo para la salsa de esos años con el señor Héctor Lavoe. Rubén compuso y regaló al boricua la siguiente canción en agradecimiento por su influencia como cantante. 







Con los años el rock y otros estilos ocuparon la colección musical personal, pero la salsa de calidad y que sonaba en casa de los primos irá conmigo a donde sea.

Gracias primos melómanos.

Adrián Naya

Advertencia: Un melómano no necesita excusas porque siempre existe una "razón".

Comentarios

  1. Hijo querido qué puedo comentar, tengo nudos en mi garganta y dedos, para expresar la mezcla de sensaciones y emociones me producen esta entrega de letrastereo, nostalgia, plenitud y una gratitud por los momentos vividos en familia.
    Mil gracias. Dios te bendiga y bendiga nuestra melomania.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…