Ir al contenido principal

Gustavo Adrián, gracias!

letrastereo_gustavo_cerati_hasta_siempre
Letrastereo nació hace casi cinco años para compartir la emoción y las buenas vibras que transmite el lenguaje de la música sin importar el lugar, tiempo o modo. El pasado 4 de septiembre de 2014 se fue un ser inspirador y ejemplo de todo lo bueno que puedes vivir con el arte sonoro.

Quien ha seguido eventualmente este espacio de letras y música ha sido testigo de la admiración y respeto que aquí se siente por Gustavo Cerati. "Un paseo por la Pampa" fue la primera entrega relacionada al músico argentino y a su producción "Fuerza Natural" en noviembre del 2009, sin imaginar que sería el último regalo en forma de disco que nos daría. 

Meses después llegó la impactante noticia procedente de Caracas de su accidente cerebro vascular. Era difícil de entender que eso realmente le había pasado, y menos a alguien que siempre esperaste seguir viendo sobre un escenario. Más cuando has tenido la fortuna de ver y escuchar su vibra musical en vivo en diez ocasiones, con o sin Soda Stereo. He tenido la oportunidad de ver a muchos de todos los géneros y lugares en conciertos, y sinceramente, pocos como Cerati. Por supuesto esto es muy subjetivo, porque así es la música.


letrastereo_gustavo_cerati_hasta_siempre

Durante cuatro años viví en negación sobre su posible partida y esperando "cosas imposibles", tal vez aferrado a sus palabras "porque si algo está enfermo, está con vida". Cada semana, cada mes buscaba en cerati.com una noticia diciendo que ya había vuelto y que su estado mejoraba para ir camino del estudio y de los escenarios nuevamente. Las entregas "Silencio Stereo", "Estar o no estar", Cerati es la cuestión", "Amor de Madre" y "Los monitores no mienten" tienen ese espíritu esperanzado e invocatorio para que Gustavo despertara del "Sueño Stereo".

En ese extraño estar de 1.571 días en la "sala de espera" muchos pudimos conectar más con su música y su genialidad con cosas que el universo ceratiano compartía en las redes sociales, youtube, etc. 

A continuación "Salí" un jingle bailable que compuso para la cerveza argentina Quilmes.





"Llegaste" un tema instrumental muy onírico del disco que realizó en el 2001 para la película Más Bien, en la cual también actuó.






El siguiente tema es una joya de Luis Alberto Spinetti, ídolo referente de Gustavo. En esta ocasión la podemos escuchar con su privilegiada voz.





Unos se divierten jugando a la pelota, Gustavo lo hacía con la música. Estos extractos musicales se usaron para el programa de televisión argentino "Fútbol de Primera".







El folklore también estaba dentro de su inmenso repertorio de influencias. Aquí su participación en un álbum de Leda Valladares y producido por Pedro Aznar.






El novenario

En estos días he leído y escuchado todos los homenajes posibles sobre Gustavo buscando un poco de consuelo colectivo. En todos coinciden en la capacidad de este artista para reinventarse, y en su inmensa inquietud por explorar y jugar con nuevos sonidos. Totalmente de acuerdo, y más en sus momentos sin Soda Stereo. 

Es muy difícil sintetizar la obra de una persona con tanto trabajo producido en casi 30 años, pero quiero cerrar este agradecimiento consolador con dos temas de su etapa solista, la cual llevo más internalizada. El primero es "Vivo" perteneciente al "Siempre es Hoy", y considerado por el propio Gustavo como uno de sus mejores temas. Y el segundo "Lago en el Cielo" el último que interpretó en este planeta y también uno de sus preferidos y de Letrastereo.








!Hasta siempre Gustavo Adrián Cerati Clark!


Adrián Naya

Comentarios

  1. Qué sentido!!!!!! Cerati está bañandose en su lago del cielo con Dios que lo llamó a su lado. Deja una fe de vida con su genialidad musical y su voz que es inconfundible.
    Gracias hijo por ese homenaje....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…