Ir al contenido principal

La pócima perfecta

No hay nada que hacer
Hay canciones capaces de hacerte sentir alegría, vigor, rabia, tristeza, nostalgia, etc. Hay otras, suelen ser contadas con los dedos, que tienen todos los ingredientes para dejarte en un estado de indefención total. Cuando empiezan a sonar no hay manera de liberarse de ellas. Tienen la pócima perfecta. 

No hay razón musical que explique el efecto hipnótico de estas canciones que desarman cualquier coraza de juicios. Terminas "desnudo". 

Cada ingrediente esta servido en la medida justa y mezclado hasta llegar al punto que sus ondas desactivan tu sistema de "compostura". Uno intenta descifrar estas canciones, pero es un engaño. Ellas tienen una esencia mágica producto de diferentes momentos entre el proceso de composición y la grabación en el estudio, que al final ni sus propios autores conocen la magnitud de su creación.

Esos temas son como un tesoro íntimo, pero que debe ser manipulado con cautela por su peligrosidad. ¿Por qué? Porque con estas ellas uno podría ser "manipulado" como serpiente que eleva su cuerpo fuera de la cesta del flautista.

Letrastereo tiene una lista de esas canciones que han sido seleccionadas por su editor. A continuación un extracto de la misma.

Advertencia: No garantizamos que cada una de las siguientes canciones contenga la pócima perfecta para cada uno de ustedes. En este Universo cada quien tiene su lista.


CORAZÓN DELATOR (SODA STEREO)






COME BACK TO LIFE (PINK FLOYD)






SOLOS EN AMÉRICA (MIGUEL MATEOS / ZAS)







SOMETIMES YOU CAN`T MAKE IT ON YOUR OWN (U2)






La lista sigue... pero con estas ya he quedado desarmado por un rato!

Adrián Naya

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…