Ir al contenido principal

Canción chicle

letrastereo_calleSabor infinito

The Police!... 'La tarde suavemente se aleja. La oscuridad tendió su red al mar...' ¡Cooo no, es Soda Stereo! ¿Pero sí se acaban de separar? 'La espera entre las sombras, Dios sabrá por qué. Ya es tarde para volver, igual. Tráeme la noche, no puedo estar despierta más sin verla..."
Era una noche del año 1998 y en la radio del coche (auto)  sonaba un arpegio de guitarra que acompañaba la inconfundible voz de Gustavo Cerati, ex líder de Soda Stereo, quien seguía cantando: "Futuros se estrellan, ante mí. Desciende las tinieblas, de ansiedad. Cada vez más solo, me dejo caer. No hay nada que yo puedo hacer, igual. Tráeme la noche, no puedo estar despierto más sin verla..." 

"¡Claro! Es una versión de 'Bring on the Night' The Police". Esta "iluminación" dio sentido al grato efecto que estaba causando en mi la música que salía por los altavoces. Mis manos golpeaban el volante como acto reflejo al impresionante y enérgico ritmo que marcaba la batería. Después de casi cinco minutos de gozo la canción desapareció poco a poco sin poderla retener. 
¡Qué arrecha (chingona, cojonuda) esta canción! No cabría otro calificativo para definir lo
letrastereo_outlandos
escuchado. Necesitaba volverla a disfrutar y por días estuve deseando que apareciera como aquella noche, hasta que en otro momento "glorioso" un generoso locutor la colocó, y además suministró detalles de la misma: "Eso era 'Tráeme la noche' la versión en español de 'Bring on The Night', de nada más y nada menos que del propio guitarrista The Police Andy Summers, esta vez acompañado por el ex-miembro de Soda Stereo, Gustavo Cerati, y el baterista Vinnie Colaiuta. Esta canción abre el álbum 'Outlandos D'América que recoge el tributo que hacen bandas y artistas latinos al trío británico..."

Obviamente, tanto enganche con "Tráeme la Noche" que ese disco apenas tardó muy pocos días en llegar a mis manos. "Outlandos D'América"  es una buena producción en la que  también participaron gente como el propio baterista The Police Stuart Copeland junto Saúl Hernández (Caifanes), además de  Los Pericos, Desorden Público, Juanes con su antiguo grupo Ekhymosis, Bunbury, entre otros. Pero sin duda el tema estelar es obra de Summers, Cerati y Colaiuta. 

El guitarrista le dio un plus a 'Bring on The Night', grabada originalmente en 1979 para el
disco 'Regatta de Blanc' con Sting y Copeland. Aunque Cerati tiene otro registro diferente al del vocalista inglés, supo crear con su calidad una nueva canción, y no hacer una simple copia en español. Además el argentino grabó un excelente bajo y la guitarra acústica. Para completar la triangulación perfecta, Vinnie Colaiuta,  el baterista por esos días de Sting, que casualidad, y considerado uno de los mejores del mundo.

"Tráeme la noche" ha vuelto después de quince años para pegarse como un chicle. La culpa la tiene la última y reciente mudanza que he hecho, y en la que  re-apareció como por arte magia el CD de "Outlandos D'América".

Ahora saboreen "Tráeme la Noche" con Andy Summers, Gustavo Cerati y Vinnie Colaiuta.



Como un cóctel perfecto, como un chicle con sabor infinito.


Adrián Naya

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…