Ir al contenido principal

Enanitos verdes en casa


letrastereo_enanitos_verdes- ¿Dónde estaban?
- Donde siempre, en tu sagrado santuario de casetes, en el cajón.
- Sí es verdad! Lo siento por tenerlos olvidados como a tantos otros grupos y artistas que he guardado por años en cintas de audio.



- No te preocupes. Ahora justo nos estás disfrutando en formato MP3 después de  encontrarnos en nuestro CD "Guerra Gaucha" en una tienda de segunda mano.

- Qué suerte! Es muy difícil encontrar música de Latinoamérica en España. Por cierto, gracias por hacer música de calidad, sencilla, y con melodías que nos siguen gustando con el tiempo!

- Gracias a ti y a todos en Latinoamérica por apoyarnos desde 1984 cuando lanzamos nuestro primer álbum.

- Yo tuve la suerte de verlos  por primera vez sobre un escenario en la semana santa de 1995 en un concierto en la Isla de Margarita. En esa época estaba muy pegada en la radio su éxito Lamento Boliviano, pero la grata sorpresa de la noche fue disfrutar de canciones que no sabía que eran de ustedes, y que tanto me gustaban. 

- Sí puede ser porque sabemos que fuera de Argentina se difundieron bien temas  como Murallas Verdes, Por el Resto, Guitarras Blancas, Igual que Ayer, entre otros. Pero no habíamos tocado nunca en Venezuela hasta esa noche que fuiste.


- En cuestión de tan sólo unos meses nos visitaron dos veces más por Caracas. Y nuevamente fui a verlos. Por esos época ya estaba viendo Enanitos Verdes por todos lados, jajaja. 

- Es cierto, después del éxito de nuestro disco de Big Bang sacamos de inmediato Guerra Gaucha y fuimos muy seguido por Venezuela y otros país de Latinoamérica. Fue una temporada muy buena para la banda.


- Como olvidarlo! Un amigo que trabajaba en una radio de Caracas me invitó  precisamente a la presentación, solo para periodistas, de Guerra Gaucha. Y me acuerdo que fue en una discoteca de un centro comercial (C.C.C.T.) en septiembre de 1996.

- Qué gran tema este que está empezando a sonar! Tiene una letra que siempre me ha llegado. Voy a subir el volumen - Empiezan a sonar unos suaves acordes de guitarra acústica dentro del auto mientras ruedo por las calles de Madrid. (Ver vídeo)



- Eterna Soledad fue el segundo mayor éxito de este álbum, después de "Lamento Boliviano". Sin duda una canción que escribimos con alma.

- Es una canción que acompaña, muy íntima. El resto del disco también es muy movido y con gran carga social.

- Sin quererlo fue un poco premonitorio de la crítica situación que viviríamos unos años más en la Argentina.
- Tengo casi diez años en Europa y acá es muy difícil saber que pasa con la música en Latinoamérica. ¿En qué andan, a parte de estar en mi cajón de cassettes?

- En los últimos años hemos bajado un poco el ritmo. En el 2006 grabamos Pescado  Original nuestro último disco de estudio y en el 2010 sacamos un compilatorio de temas Inéditos.
- El año pasado estuvimos de nuevo ante el gran público en el Festival Viva Latino en México. Ya para ese concierto Daniel Piccolo se había bajado de la nave de los Enanitos Verdes después de darle a los tambores por casi 30 años con nosotros. Seguimos abordo el maestro Felipe Staiti a la guitarra y yo (Marciano Cantero).


- Gracias por ponerme al día.
- Ahora me gustaría escuchar de ustedes un clásico, Guitarras Blancas. Sin duda un tema que da un subidón tremendo.


- Pues te recomiendo que escuches la versión de esta canción  que hicimos para el disco Tracción Acústica (1999). Para esta grabación nos dio un gran apoyo Julieta Venegas en el acordeón . (Ver vídeo)








- Guao!!! Todo un canto para mover los pies!!!

- Eyyyy!!! ¿Enanitos? ¿Dónde están?

- ¿Qué pregunta?
- No los veo pero los Enanitos Verdes siempre están y estarán por las ondas sonoras, y en casa.

Adrián Naya

Esta historia es una ficción , cualquier coincidencia con la realidad es pura alucinación.

Comentarios

  1. Hijo que idea tan buena....la verdad es que sentí que me estaba leyendo un cuento....excelente iniciativa...Bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…