Ir al contenido principal

La aparición

Grabación perdida

"¡¡¡Adriiiiiáaaaaaannnnnnnn...!!!"  Ese debe haber sido el grito que dio mi papá cuando vio destrozada la única copia que tenía del disco que grabó de joven con su banda de rock. ¿El culpable? Un precoz melómano que aprendió a usar el tocadiscos casi al mismo tiempo que a caminar. Cuenta la leyenda familiar que este niño ponía el disco de su papá una y otra vez hasta que el vinilo no dio más de si, y murió. De esa manera desapareció la evidencia sonora en casa del pasado rockero de Richard, mi papá.


Pasaron los años y cuando llegué a la adolescencia emulé el camino del señor de la casa, y formé con amigos y compañeros de clase mi primer grupo de rock. Como he contado en otra entrega de Letrastereo, los primeros ensayos de esta formación fueron en el recinto familiar Naya-Altuna (Ene-a Palace). Por supuesto, en aquellas ruidosas sesiones de principiantes, Richard hacía su presencia de vez en cuando para tomar una guitarra o dar una opinión de lo que sonaba ó recordaba. Tal vez era su oportunidad de conectar con su mundo de finales de sesenta ó para simplemente transmitirnos su experiencia en estos asuntos. Lo cierto es que sus vivencias musicales nos parecían un asunto algo muy lejano en el tiempo y en el espacio, claro sin evidencia física gracias a su primogénito. En muchas oportunidades he lamentado haber destruido, accidentalmente, aquel disco de los Gas Light, la banda de papá con sus panas (cuates, colegas) de Sabana Grande (Caracas).  


La luz de gas

La ley de atracción existe aunque se manifieste en plazos de tiempo pocos comprensibles para nuestras mentes. El mejor ejemplo de ello es que después treinta y muchos años ha vuelto a casa de mis papás aquella grabación de los Gas Light que tanto puse en el viejo tocadiscos. La culpa de está aparición casi divina es de Silvio, un viejo amigo de mi papá y el baterista de la mencionada banda. Este compañero de andanzas de Richard vino de visita a Madrid el pasado mes de julio y trajo consigo una copia en CD de dos temas de los Gas Light de 1970. Dichas grabaciones formaron parte de un LP compilatorio producido por Rudy Márquez y en el que también participaron otras bandas importantes de la escena caraqueña de la época: Los Darts, Los 007, etc.


Esa grata sorpresa supuso la oportunidad de ponerle sonido real a muchas anécdotas de aquellas contadas por papá. Al mismo tiempo el gesto de Silvio ha significado el alivio de un peso que había llevado a cuesta durante algunos años.

Nunca podré reconstruir aquel vinilo destruido, pero ahora que poseo la grabación en forma digital tengo la oportunidad de contribuir en su preservación. Por ese motivo he decidido hacer un videoclip de los Gas Light con uno de los dos temas.


"¡A continuación disfruten desde Sabana Grande, Caracas, Venezuela,  a losssss Gasss Light!(Ver Vídeo)






Este tema instrumental llamado "Gaseoso" tiene la esencia del sonido de la psicodelia pinkfloriana y de la fusión hecha por Carlos Santana que tanto furor hizo por aquellos días de ebullición musical. Ahora entiendo porque  puse tanto aquel disco y me gustan algunos géneros más que otros.

Gracias papá, Silvio y compañía por registrar aquella pasión por la música.


Adrián Naya


(Agradecimientos a la chica del bajista por las fotos de la época para crear el videoclip casero)

(Gracias a Ángel Rada por las aclaraciones de la época)





Comentarios

  1. Maria Cristina Naya23 de agosto de 2012, 05:41

    El mejor de todos hermano! me ha emocionado mucho!! Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  2. Es buenísimo Adrián, y una gran sorpresa conocer la herencia de tus raíces musicales!!!! Qué gran regalo a tu padre. MOLA MOGOYON COMPADRE

    ResponderEliminar
  3. Banda formada en Caracas en el año 1969. Sus integrantes iniciales fueron Domingo Otero (guitarra, voz), Raúl Ulloa (bajo), Ángel Rada (segunda guitarra, auto harp, órgano Hammond, clavecín) y Silvio Santanielo (batería). Cambios posteriores dejarían a Ángel Rada y Silvio Santanello con Antonio Morales (guitarra líder), Fernando Pascual (voz) y Alberto Ruz (bajo). Su estilo musical se orienta hacia tendencias donde se mezcla la psicodelia con sonidos experimentales y rápidamente se convierten en una de las bandas más representativas del circuito underground venezolano. Comenzaron sus presentaciones en reuniones familiares y pequeñas fiestas hasta llegar a presentarse en eventos de gran importancia como el Primer Festival de Rock en Venezuela, conocido como Festival de las Flores, en 1970, así como algunas presentaciones televisivas en el espacio 2001 Juvenil (1971), El Show de Richard Herd, Festival El Impulso (junto a Azúcar, Cacao y Leche) así como en El Parque El Conde junto a La Fe Perdida, así como en la inauguración del Cerebrum (Teatro Chacaíto) junto al grupo norteamericano Los Quarry. Su obra discográfica se limita a tres grabaciones en formato de 45 rpm: Gaseoso (1969), Vuelo 707 (1970) y Si has de sentir (1970). También participaron en la banda sonora de la película venezolana Huyendo del sismo (1969). Destaca su presentación en La banda se separó en el año 1972 y con el paso del tiempo se ha convertido en referencia obligada dentro del movimiento musical venezolano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…