Ir al contenido principal

"Los monitores no mienten"

letrastereo_monitoresPrólogo:
Gustavo Cerati ya no está en este plano aunque sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a su genialidad compartida por tantos años.
Gracias Gustavo, totales.
 
Dos años desde las pantallas 

"¿Cómo estará? ¿Habrá mejorado algo desde el último reporte médico? ¿Volverá a cantar? ¿Y si milagrosamente se recupera? ¿Será un caso perdido?" Estas y otras preguntas han estado rondando por mi cabeza desde que hace dos años Gustavo Adrián Cerati Clark entró en un silencio stereo (leer entrega junio 2010). Como algunos sabrán el músico argentino sufrió un ACV que lo ha dejado en cama inconsciente justo después de culminar un concierto y una gira en Caracas, Venezuela.


El pasado 15 de mayo, fecha del segundo aniversario de su estar y no estar, fui a "visitarlo" en su página (cerati.com), como suelo hacerlo, y de esta manera encontrar noticias o consuelo.  Por suerte ese mismo día publicaron un nuevo parte médico, después de cinco meses de mutis: "El paciente Gustavo Cerati continúa internado en Clínica Alcla, manteniendo un status neurológico y clínico estable, con ARM, en buen estado nutricional y sin ningún tipo de lesiones asociadas, sin complicaciones actuales y bajo el mismo esquema de cuidados y tratamiento multidisciplinario". Es decir sin novedades en 48 meses.


En términos menos técnicos y más entendibles la web oficial ha puesto lo siguiente: "Gustavo no parece manifestar sufrimiento. Su capacidad para superar las adversidades comunes en estos cuadros nos plantea como posible además su propia fuerza de lucha en juego". Entre líneas queda claro que la familia Cerati no estaría por la alternativa de la opción de una "muerte digna", recientemente aprobada por la legislación argentina.


En este sentido, Lilian Clark, madre y principal vocera de los Cerati lo dice de una forma más contundente como para que no queden dudas: "Tengo los pies en la tierra y la mirada en el cielo desde ya, pero yo miro los monitores y los monitores no mienten. Las pequeñas pero significativas reacciones que percibimos nos demuestran que no hay otra decisión que la que ya tomamos de acompañarlo también en esta etapa de su vida". Unas palabras llenas de fuerza y que transmiten mucha energía para los que deseamos lo mejor para este gran músico.

DESDE OTROS MONITORES

En estos dos años no han sido sólo de vigilia entorno a la figura de Gustavo Cerati, por lo menos en mi caso. Gracias al trabajo de otros fieles seguidores del guitarrista he podido descubrir más cosas interesantes de este genio musical, como temas inéditos, grabación conciertos de diferentes lugares y épocas con o sin Soda, entrevistas, etc. 

De esos tesoros ceratianos encontrados en la "sala de espera" quisiera ahora compartirlos con ustedes. Es una forma de tenerlo presente y conectar con él a través de su música y de sus letras. Por cierto vale la pena ponerle atención a la lírica de la siguiente canción no grabada en ningún disco. (Ver Vídeo)







Este tema lleno espiritualidad fue interpretado por Gustavo el 13 de septiembre del 2001 en el teatro Metropolitano del D.F. mexicano, en un evento llamado "Música para Despertar", paradójico. En este concierto, que reunió a monjes músicos de la India con artistas latinoamericanos, Cerati también actuó junto a Rubén Albarrán de Café Tacuba y los mencionados músicos orientales.

Vértigo es otro tema inédito de Gustavo, pero que ya pudimos disfrutar algunos durante la gira Europea del músico en el año 2004. Esta canción la había compuesto en un principio para Roken, el grupo de electrónica que tenía junto a Flavio Echeto y Leandro Fresco. Qué  disfruten de este electro-tango-rock. (Ver Vídeo)







Estoy totalmente de acuerdo con la mamá de Gustavo "los monitores no mienten", desde otros monitores podemos seguir viendo y escuchando la vida y energía del genio de su hijo. 

Adrián Naya








Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…