Ir al contenido principal

¿Quién tiene la culpa?

letrastereo_bateristaMisterios de la música

TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.

No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la batería en mi cabeza? Tengo algunas hipótesis, pero no hay ninguna certeza. El enigma ha estado muy presente por estos días, pero tampoco es un asunto que genere angustia, por eso hice una pausa en la búsqueda.



MÁS INSPIRACIÓN



Recientemente observé un video en YouTube que colgó en Facebook por casualidad la única persona que le he dado clases de batería. La conexión entre colegas funciona, y Gonzalo me dio la oportunidad de ver un gran solo de batería realizado por Tony Royster Jr. en el show de David Letterman. No conocía a este músico, pero me agradó mucho su ejecución acompañada por la banda de este famoso Late Night Show. Me llamó también la atención que fuera un baterista la estrella del programa en el que suelen estar invitados grandes bandas y artistas del mundo. 

Inmediatamente de finalizado el vídeo las ventanas de sugerencias de Youtube me indicaron que Royster Jr. no era el único privilegiado en hacer un solo en el David Letterman Show. Denise Chambers, Anthony Wieners, Gavin Harrison, Neil Peart (Rush), Stewart Copeland (The Police) desfilaron por ese programa descargando con sus particulares estilos tremendos ritmos y figuras percusivas. Como un autómata estuve viendo vídeo tras vídeo  de estos excelentes bateristas que pasaron por "casa" de Letterman, pero ninguno me impresionó tanto como la exhibición de la siguiente mujer. (Ver Vídeo)









 
Aún con la boca abierta decido averiguar sobre esta mujer que descarga tanto ritmo y que por algo ha sido invitada a ese reconocido programa nocturno de Estados Unidos. Y no es para menos, porque  Sheila E. (nombre artístico) de 54 años tiene una trayectoria impresionante en el mundo de la música. Su carrera empezó a finales de los setentas, pero fue en la década siguiente de la mano de Prince que empezó a tener reconocimiento. Durante esos años acompañó al músico de Minneapolis en la batería, percusión, e incluso con su voz, y que se puede escuchar en el aclamado álbum Purple Rain. También tuvo su carrera en solitario como Pop Star con cuatro álbumes, y algunos de sus temas llegaron a lo más alto de la cartelera Billboard codeándose mano a mano con Madonna, Cindy Lauper, etc.

letrastereo_sheilaA medida que iba viendo más vídeos de Sheila E. más aumentaba mi admiración por ella. Ha tocado con grandes de artistas de diferentes géneros y épocas, tales como Marvin Gaye, Herbie Hancock, Diana Ross, Phil Collins, Gloria Estefan, Carlos Santana, José Feliciano, Lionel Richie, Beyoncé, Poncho Sánchez, Extreme, entre otros. Sin duda, un curriculum que pocos artistas bateristas poseen.
A continuación disfruten de una sesión con Sheila E. y su padrino (Ver Vídeo)
 



Tito Puente, nada más y nada menos, ese es el padrino de Sheila E. Su familia, Escovedo, también han tenido una intensa actividad musical durante décadas, y en la actualidad graban y dan conciertos junto a la baterista bajo la formación de E Family.



GOLPES FINALES



Después de este agradable paréntesis con estupendos bateristas y con la sorprendente  Sheila E., la búsqueda del "culpable" tenía que continuar. Recurrí nuevamente a Youtube para investigar y confirmar unas sospechas. Como una revelación encontré al posible culpable. Es peludo, rojo, tiene los ojos grandes y desorbitados, una boca gigante acompañada por una buena dote de dientes. Toca la batería de forma desenfrenada pero con ritmo. Lleva una cadena atada al cuello para detener su impetuoso espíritu. Para más señas forma parte de un elenco que emocionó a muchos niños entre los setenta y ochenta.

Seguramente más de uno se ha reído con el principal sospechoso de mi caso. Para muestra este vídeo haciendo un duelo con el gran baterista Buddy Rich. No es un chiste, pero vale reírse. (Ver Vídeo)








Aunque suena a  broma, gracias Animal! Una inspiración en los primeros años de vida. No sé si es el verdadero culpable, o el único, pero sin duda contribuyó a esa conexión con la batería.  




letrastereo_animal





Adrián Naya


Gracias Gonzalo por tu vídeo y a todas las personas que han compartido (y soportado) conmigo la pasión de la batería.

 



Comentarios

  1. Hola Adrián, he leído tu texto y yo también me pregunto ¿quién tiene la culpa de que yo tenga un baterista en casa? y haciendo un recorrido en el tiempo, creo que por ahí andas tú... gracias Adrián. Me llamó también la atención que nos compartieras a Sheila E. porque, debes de saber, que el año pasado estuve en una noche de luna en laplaya disfrutando a Pet Escovedo ¿no te parece mucha casualidad? Un abrazote...

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna Los Muppets contribuyeron en gran manera en tu gusto por la percusión...pero tienes Don y de eso la culpa...pues no lo sé. Jajajajajaja
    Dios te bendiga

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…