Ir al contenido principal

Grunge 91'

letrastereo_grunge
El piso se mueve

Era octubre de 1991, llevaba el pelo con ganas de llegar al suelo, usaba bermudas y camisas a cuadros. En mi cuarto brillaba una impresionante batería Tama negra, recién regalada por unos padres generosos, y principalmente, pacientes después de soportar por meses las súplicas de un obsesivo adolescente que entraba en el último año del colegio.


Mi rutina era básicamente, del colegio a la batería, de la batería al colegio. Esa pasión hacia el instrumento aumentó drásticamente cuando un día cualquiera de ese mes descubrí en la señal "robada" de MTV USA (canal de música) a unas bandas de rock que hacían canciones llenas de energía que aumentaban de intensidad progresivamente hasta llegar al "orgasmo" musical  en el último acorde.  Los tipos que tocaban esa música llevaban el pelo con ganas de llegar al suelo, usaban bermudas y camisas a cuadros. Eran como yo. Era mi música. Era el Grunge.



Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden, entre otros, eran aquellas bandas que aparecieron hace 20 años por la pantalla para cambiar el mundo del Rock Star System imperante de la época. Seattle era el epicentro de ese terremoto llamado Grunge,  que con sus movimientos tectónicos, con ondas de los sesentas y setentas, derrumbó mucha música prefabricada llena de maquillaje (literal), de muy buen "ver" pero que en mi caso no me movía el piso como dicen por ahí.



"Smell Like Teen Spirit" (Nirvana), "Alive" (Pearl Jam), "Rusty Cage" (Soundgarden) fueron  los primeros gritos de esa naciente generación musical Grunge, que aún en estos tiempos tienen eco. Disfruten del tema de que se convirtió en himno del movimiento y que, sin duda, destapó la olla. (Ver Vídeo)



Hace 20 años que este videoclip me dejaba pegado a la tele y a la batería. La irreverencia de Kurt Cobain y compañía conectó con muchos de nosotros en aquellos tiempos, pero realmente la banda que me movió el piso fue otra, Pearl Jam. El quinteto liderado por Eddie Vedder creó en su primera producción una obra considerada fundamental en la historia del Rock, Ten. Un disco de gran calidad sonora con temas cargados de letras intensas, interpretadas con pasión por Vedder y respaldadas por arreglos musicales inspirados en Neil Young, Kiss, The Who, Jimi Hendrix, etc. 

Desde octubre de 1991 hasta estos días Pearl Jam ha sido una referencia musical para muchos con diez discos de estudio y decenas grabados en vivo (bootlegs). Pero ningún disco de esta banda ha sido tan relevante para la historia de la música como Ten. "Alive" fue el primer sencillo de ese disco y el primer gancho que lanzó el grupo para que empezáramos a seguirlos. Después cayeron como piezas de dominó los siguientes éxitos: Evenflow, Jeremy, Oceans, Black, Once, etc. 

 
letrastereo_pearl_jam_barcelona_2006
Desde octubre de 1991 había querido ver en vivo a PJ y ese sueño fue hecho realidad el 1 de septiembre de 2006 en Barcelona, España. Casi justo quince años después Eddie Vedder y compañía dieron en el Pabellón Olímpico de Badalona un concierto de casi tres horas difíciles de olvidar. Disfrute de un setlist muy completo que incluyeron de versiones de The Who, Neil Young, Temple of Dog, y por supuesto temas de todos sus discos hasta esa fecha. 

A continuación les comparto uno de esos momentos vividos en Barcelona con Pearl Jam en vivo y que me llevaron hasta esa época de 1991, cuando el Grunge comenzaba. (Ver Vídeo)









Con el pasar del tiempo mis oídos también han tenido la fortuna de irse "abriendo" más a más estilos musicales, pero han pasado 20 años y la sencillez y fuerza del Grunge todavía me sigue moviendo el piso.
Gracias a aquellos tipos que llevaban el pelo con ganas de llegar al suelo, usaban bermudas y camisas a cuadros.

Adrián Naya

Recomendación: Pearl Jam está celebrando sus 20 años de vida y en este octubre el grupo lo ha querido compartir con el lanzamiento de una película documental dirigida por Cameron Crowe llamado PJ20.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…