Ir al contenido principal

Amor de madre


Prólogo:

Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.


De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".

letrastereo_amor_de_madreEsa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpleaños 52 del músico argentino.


En la mencionada conversación radiofónica, Lilian nos informaba sobre el estado de salud de Gustavo, quien mostraba algunas señales de respuesta a miles de estímulos que recibía de amigos y familiares. También en la entrevista se puede sentir la fuerza de una madre que a pesar de sus 82 años, no se despega de la cama de su hijo.



El Amor de Madre y su consecuente fé es capaz de mover montañas. No estoy descubriendo el agua tibia, pero siempre inspira escuchar y sentir esa misma energía que hemos disfrutado los hijos de este mundo. En el caso de Gustavo Cerati su madre mantiene la llama de la esperanza aunque su estado clínico sea muy complicado y que además se ha prolongado mucho en el tiempo. Las palabras de Lilian están cargadas de tanta fé que me han devuelto la ilusión de ver al músico sobre el escenario.



Zona de Promesas es la canción preferida de la madre de Gustavo, lógicamente por su dedicatoria y por su letra llena de esperanza. Disfruten de una versión del tema que hicieron el propio Cerati y la grande Mercedes Sosa meses antes de partir, ambos.










"...Tarda en llegar y al final, al final  hay recompensa".
(La entrevista completa con Lilian Clark)
http://www.ciudad.com.ar/espectaculos/83038/lilian-clarke-la-madre-de-gustavo-cerati-%E2%80%9Cel-siente-lo-vi-derramar-lagrimas%E2%80%9D



Adrián Naya



Gracias mamá y a todas las madres por su energía incondicional, a su Amor de Madre.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…