Ir al contenido principal

Cómo suena

LA FLECHA, EL ARCO, Y EL "INDIO"



letrastereo_flecha
Hay refranes y reflexiones populares que pueden hacerte reir en determinados momentos, pero siempre te dejan destellos de esa sabiduría que se transmite en la calle de nuestras sociedades. Hace poco escuché uno de estos pensamientos que me causó mucha gracia: "No es la flecha ni el arco sino el "indio". Esta reflexión es un metáfora que, en la circunstancia que me lo dijeron, explicaba como el problema X radicaba en la "persona" y no en las herramientas que dicho sujeto empleaba. 


Toda está "profunda" reflexión (vale reírse) era para llegar igualmente a otro "elevado" análisis, esta vez relacionado con el mundo de la música, nuestro tema permanente en Letrastereo. En la mayoría de los casos la calidad musical no está regida por los instrumentos sino por la destreza y/o pasión que le imprimen sus ejecutantes a sus obras.



Un ejemplo de ello son algunos músicos de la calle que logran cautivar la atención del público con su talento y no por tener un sofisticado equipo para interpretar su música. Incluso hay quienes no poseen instrumentos musicales "reales" sino sucedáneos, botes de pinturas, guitarras de hojalata ó cartón, etc. 



letrastereo_les_luthiers
Les Luthiers es un grupo musical humorístico que emplean en sus presentaciones instrumentos inventados por ellos mismos con diversos objetos de los más curiosos: llantas, bocinas de automóvil, latas de sardinas, etc. Y por supuesto los resultados son impresionantes gracias al talento de los "indios". Un caso similar es el grupo Stormp, quienes logran sacar los sonidos de las cosas de uso frecuentes de la vida diaria como mechero, escobas, botes de la basura, etc. etc. En ambos ejemplos "el arco y la flecha" no son de óptima calidad pero los resultados son excelentes.



Hay casos donde "el arco y/o la flecha" son tan impresionantes que parecieran que no necesitaran de un arquero con gran puntería para cautivar a la audiencia. Esa es la apariencia. En la realidad una gran ejecución es obra de una gran mano, y si esta cuenta con un súper "arco y flecha" el resultado es sin duda impresionante.



Al final toda esta cantidad de palabras era para que disfrutaran a continuación del impresionante sonido del siguiente órgano (flecha) en el que Daniel Oyarzábal (indio) interpreta de forma magistral la Tocata y Fuga de Bach (arco). (Ver Vídeo)








Sucedió el pasado 18 de junio en la sala principal del Auditorio Nacional de Madrid donde está este impresionante órgano. La ejecución de Oyarzábal formó parte del programa de 12 horas continuas de conciertos celebradas dentro y fuera de este recinto con motivo del Día de la Música 2011. Debo aclarar que por un tema de agilidad no se pudo grabar el famoso intro de la Toccata y Fuga de Bach:¨¡Ta-ra-nah,  ta-ra-na-naaah... Ta-ra-nah, ta-ra-nah-nah..!¨ Melodía que asusta a más de uno gracias a su relación con el cine suspenso.



Este es un ejemplo de lo poderoso que es para un buen indio tener entre sus manos una gran flecha y un gran arco. Aunque, como explicaba anteriormente, en la música realmente lo más importante es el indio, y basta con navegar un poco en Youtube para encontrar miles de ejemplos de ejecuciones impresionantes sin necesidad de grandiosos instrumentos.



Disfruten de esta exhibición de ritmo, coordinación e improvisación de un súper baterista de la calle. No pierden el detalle de las baquetas, vale la pena verlo completo. (Ver Vídeo)






Adrián Naya

Comentarios

  1. Que emocionante...será porque compartí contigo el tarananah!!!!!!!! y me causó impresión al baterista como arregla sus instrumentos, los pantalones etc...sin perder el ritmoooo Muy buenoooo...por cierto de donde es el indio?????

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…