Ir al contenido principal

Nunca es tarde

Otro "debutante"

letrastereo_guillermo_davila
¿Guillermo Dávila? ¿Si? De esta manera dudé al ver la invitación que le hicieron a Letrastereo para asistir al concierto del cantautor venezolano en Madrid. Mi sorpresa fue primero por tener noticias de este artista después de muchos años, y segundo porque nunca había contemplado la idea de ir a uno de sus conciertos. Después de varios minutos de reflexión decidí "descubrir" en vivo  a este caraqueño con 30 años de carrera musical, y  que debutaba en España a los 56 años de edad.

Franco De Vita, Ilan Chester, "El Puma" José Luis Rodríguez, y ahora Guillermo, han aprovechado la creciente inmigración Latinoamericana de los últimos años en el viejo continente para darse un segundo o tercer aire en sus longevas carreras. La mayoría de estos artistas vivieron  sus momentos de furor en los años 80's  en gran parte de América, a excepción del Puma que sí había logrado entrar con éxito por Europa.

Para quien no conoce a Guillermo Dávila, este artista ha combinado su carrera musical de baladista Pop con la de actor de telenovelas, plataforma que le ha permitido también darse a conocer en varios países. La mayorías de sus canciones están compuestos por él mismo, y una de ellas (Sin pensarlo dos veces) se hizo famosa por ser censurada por su contenido sexual demasiado  explícito. Tema que por supuesto no dejó de cantar en el concierto de Madrid, y al cual le incluyó una frase en tono de burla ("se llamaba... Ramón") para recordar ese desagradable episodio en su trayectoria.
 
letrastereo_guillermo_davila_madrid
A las 9:40 de la noche del 19 de mayo entré con la mente abierta a la Sala Heineken (lugar del concierto) para escuchar en directo a  Guillermo Dávila. No fue una sorpresa encontrarme entre un público 90% femenino, sector del público fiel a su estilo y carisma durante tantos años. Sin tiempo para una cerveza salió al escenario de la Sala Heineken (lugar del concierto) "El ídolo de su generación" con una guitarra acústica acompañado por un pianista, un bajista y un chico a la guitarra eléctrica.

Era una propuesta tipo unplugged pero los gritos de muchas de sus fans (de 30 años para arriba) rompieron con la supuesta intención inicial ó por lo menos lo que decía el cartel "Guillermo Dávila... Un Show Íntimo".

A la segunda canción, "Me Fascina", un tema Pop y bastante movido, se desató el efecto grouppie entre el público, es decir, fans excitadas que hicieron cualquier cosa por tocar a su ídolo. Una por una se subieron al escenario para bailar con Guillermo e incluso hacerse una foto entre canciones hasta el final. Hablando de lo musical, Dávila cantó la mayoría de las canciones que le hicieron llegar a los primeros puestos de las emisoras radiales en Latinoamérica. Entre una de esas canciones que destacaron en el recital estuvo "Me pongo a pintarte", tema que casualmente había grabado en Madrid hace 30 años. Otra canción de Guillermo vinculada a la capital española fue "Barco a la deriva", la cual según explicó él mismo se trataba de una historia trágica de un amigo que murió por una sobredosis de drogas en España.

El concierto navegó entre lo romántico, íntimo, e incluso bailable con algunos de sus temas Pop-tropicales. Disfruten de "Ábreme la puerta"  con sus groupies en acción. (Ver Vídeo)


Guillermo Dávila un ídolo de su generación que sigue disfrutando de la música, y que en España ha tenido la oportunidad de reencontrarse con su público y con sus comienzos.

Adrián Naya

Agradecimientos a Nancy Sánchez y Eugenia Adams.

Comentarios

  1. Estupendo hijo....como que se disfrutó muy a lo nuestro tal como se muestra en el vídeo. Gracias y la verdad es que fue una sorpresa.

    ResponderEliminar
  2. Hola Adrián y seguidores,

    Pienso que con Guillermo Dávila pasó como con otros artistas de "telenovela". El ser de telenovela, al tiempo que les servía de plataforma para dar a conocer sus temas, también implicaba cargar con la etiqueta. De esta manera, ser de "telenovela" se convertía en un velo que, junto al prejuicio sobre cierto tipo de música, en ciertos grupos sociales, impedía ver lo que realmente pueden ofrecer gente como él. O simplemente, lo que no podían ofrecer.
    Yo crecí con "Comienzo a pintarte", esa que citas. Más tarde, en la adolescencia descubrí "Barco a la deriva". Por una u otra razón recuerdo las dos canciones. Y creo que una o dos más, que ahora no recuerdo. Me las sé. Puedo intentar cantarlas. A veces me salen espontáneamente. Algunas veces, después de escuchar críticas comunes a Guiller Dávila, o de que alguien se muriera de la risa porque saliera esa canción en algún grupo, me puse a pensar en las razones "reales" por las que esas canciones me siguen pareciendo simplemente bonitas, sin más. Bonitas, incluso después de adulto, después de más de la mitad de mi vida sin ver telenovelas, después de que incluso había "olvidado" la existencia del Dávila. Al final, me he dado cuenta de que me siguen gustando por varias razones: la primera, obviamente, por la experiencia infantil, vivencial, comunal como familia, barrio, pueblo y país, que veía todas que nos llegaban de la querida Venezuela. Las otras dos me parecen un poco más profesionales, desde mis "análiss" y desde mi humilde punto de vista: su voz rota, con un timbre muy particular (que puede gustar o no, pero sí es particular, a mi desde luego me gusta), también esos puntos en los que desafina, que hace que su letra y su ritmo adquieran un "sube y baja" alejado de la perfección de las partituras, dándole un toque de chaval aprendiz, "mal cantante" para los amantes de la perfección profesional; y, por qué no, la lírica suave de una letra tierna (no sé porqué es tan criticada la ternura,con lo que falta en este mundo violento) que describe a su manera y como si estuviera recibiendo suaves brisas del mar, aquellas cosas de aquello de lo que parece cursi hablar: el amor. Y también, porqué no, el desamor, el seudoamor, las amarguras, las seudoamarguras, los engaños, desengaños y sus respectivivos "seudos". Porque, vamos a ver, quien alguna vez no se ha dado cuenta de que "después de estudiarte....termino pensando que faltan sobre mi paleta colores intensos que reflejen tu rara belleza".

    Peterson

    ResponderEliminar
  3. Zulma Ivette Lopez de Nevarez17 de junio de 2011, 22:43

    Guillermo Davila es sencillamente un excelente artista muy simpatico talentoso y sencillo q siempre tiene tiempo para sus fanaticos con una sonrisa (encantadora sonrisa)siempre para nosotras e inclusive nos reconoce doy fe de ello el es mi artista favorito aparte q lo quiero y admiro muchisimo q viva MI Guillermo Davila!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…