Ir al contenido principal

Ellos se separan y la música los vuelve a unir


Muchos mexicanos están de fiesta gracias al regreso  después de quince años de separación de uno de los "matrimonios musicales" más influyentes del rock latinoamericano, Caifanes. Esa unión a finales de los 80's y principios de los 90's procreó a miles de "hijos" por el continente con su especial química de rock mestizo. Los progenitores de esta gran familia son Sabo Romo, Diego Herrera, Alfonso André, Alejandro Marcovich y Saúl Hernández, estos dos últimos los protagonistas del "divorcio" de la banda en el 95', por motivos que aun desconozco. A finales del 2010 Saúl y Alejandro (ver foto 1) decidieron  poner fin a sus diferencias y emprender una proceso que ellos mismos han definido como de reconciliación más que de un simple reencuentro.

La alegría por esta reconciliación de los Caifanes ha generado una gran entusiasmo tanto dentro como afuera de México, un reflejo de ello es la serie de plataformas online  que se han creado por este agradable suceso. Gracias a una de esas iniciativas, "Yo quiero a Caifanes en Tijuana" (Facebook), me he enterado de la vuelta de la banda, noticia que me ha borrado el mal sabor de boca que me provocó la mencionada disolución.  De cierta manera algunos artistas y agrupaciones llegan a ser a través del tiempo como una especie de familiar lejano al que uno le tiene mucho cariño, y que cuando algunos de estos sufren una separación, muerte, o cualquier incidente, es inevitable que nos afecte en cierto grado.

En los casos de las separaciones de agrupaciones como por ejemplo Pink Floyd, The Police,  Heroes del Silencio, Soda Stereo, y ahora los Caifanes, sus integrantes han hecho un "trabajo" personal para sanar las diferencias personales  entre ellos y reemprender esa magia, aunque sea por unos minutos. En el caso de la banda mexicana la reconciliación se ha celebrado con dos presentaciones, en la  que unos pocos afortunados han podido vivir de cerca esa vibra recientemente (Vive Latino 2011 9/4/2011 - Festival de Coachella 15/4/2011). 

La distancia ha impedido a muchos seguidores (yo incluido) asistir a esos momentos mágicos en los festivales mexicanos, pero gracias a los videos y a ciertos canales por Internet se ha podido disfrutar de cierta forma esa vibra de reconciliación entre los Caifanes.


Disfruten de "Viento" desde la explanada del Vive Latino 2011 después de 16 años de silencio. (Ver vídeo)



Después de ver este y otros videos del mismo concierto comprendes porque Caifanes llegaron tan lejos. Fue difícil no emocionarse viendo como los 5 músicos, ya no tan jóvenes, disfrutaban junto a las 70 almas que estuvieron presentes en el foro Sol del D.F. mexicano. Algo muy similar se vivió en el 2007 con la gira de "Me Verás Volver" de Soda Stereo que recorrió el continente americano de pies a cabeza por tres meses.

En Europa no tuvimos la fortuna de ver a Soda Stereo, y aún no está previsto que los Caifanes crucen el "charco". Pero de una reunión que sí se pudo disfrutar por tierras del viejo continente fue la que protagonizaron los miembros del grupo inglés The Police. En el 2008 Sting, Andy Summers y Steward Copeland pasaron por el Rock in Río Madrid para pudiéramos corroborar la calidad de este trío que hizo historia en la música entre los 70's y 80's.



Ahora gocen de otro reencuentro para la satisfacción de muchos y que ha dado el mundo de la música, The Police. (Ver vídeo )



La vida son 2 días como dicen por ahi, y los Caifanes, Soda Stereo, The Police, entre otros, han sabido madurar y valorar más las cosas que tienen en común que las diferencias.

Gracias Caifanes, Pink Floyd, Soda Stereo, The Police, Led Zepelin, etc. Por disfrutar y compartir su música con nosotros... ¡Otra vez!

Adrián Naya

Comentarios

  1. La visita de los Caifanes por Letraestero ha sido más profesional pero más sería que la visita de David...hummmmmm... no sé con cúal me quedaré, pero lo que tengo claro es que voy directo a buscar, que necesito escuchar algún tema en estudio.

    Un abrazo Ro

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…