Ir al contenido principal

Haendel 11, 1 I


letrastereo_HaendelEl título no es el número de una obra del famoso compositor alemán Georg Friedrich Haendel, sino la dirección de mi nuevo hogar desde hace poco más de dos meses. Por supuesto es el lugar desde donde se escribe Letrasterero. Cada vez menos creo en las casualidades y más en las causalidades. Estoy casi convencido que la creciente conexión que tengo con la música en los últimos tiempos ha sido producto del deseo. Que mi nueva calle tenga nombre de un músico es parte de lo que estoy llamando y por consecuencia atrayendo.


Para continuar con este proceso de conexión con la música y disminuir mi ignorancia en esta materia me he puesto en la tarea de investigar un poco quien es el señor que le da nombre al lugar donde vivo. Ya tenía conocimiento que Haendel ó Händel (se puede escribir de las dos formas) era el compositor del Messiah, una de las obras más ejecutadas por estos días navideños en el mundo occidental-cristiano.


Ahora no voy a escribirles la biografía de este músico alemán-inglés que desarrolló gran parte de su carrera en Inglaterra durante el siglo XVIII. Sólo quiero destacar la importancia que ha tenido Haendel para la música gracias al inmenso e impresionante legado musical. Esta figura del Barroco logró componer 43 óperas, 26 oratorios, y una gran cantidad de piezas corales entre las que destaca popularmente Hallelujah.



letrastereo_Haendel
Haendel logró influir en hombres que también cambiaron el curso de la historia de la música como Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig Van Beethoven, Joseph Haydn, entre otros. "Händel es el compositor más grande que ha existido jamás, me descubro ante él y me arrodillaría ante su tumba". Eso afirmó Beethoven en 1824, mientras que el genio de Mozart expresó lo siguiente del compositor barroco: "Handel entiende el efecto mejor que todos nosotros, cuando quiere, golpea como un rayo".


Stanley Kubrick, otro genio en este caso del cine, supo sacarle provecho al talento del compositor germano-británico para darle intensidad a una de sus exitosas películas, Barry Lyndon (1975).

Disfruten de la pieza Sarabande de la Suite en Do menor parte importante en la película del cineasta inglés.  (Ver Video)











Sarabande emotiva pieza que sin duda tiene un protagonismo relevante en la trama de la película de Barry Lyndon.



Como estamos en días de Navidad quiero brindarles desde Haendel 11,1 I el Hallelujah del Mesías de Georg Friedrich Haendel. (Ver Video)





Feliz Navidad, Año, Hannukah...!!!!




Adrián Naya

Comentarios

  1. Adrian que interesante, siempre he querido estudiar mas sobre la historia de la musica, pero nunca tengo tiempo. Excelente! Espero que hayas visto el video que te envie! Lo mejor para ti y tu bella familia, donde quiera que se encuentren en nuestro bello planeta! More

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito Adrián! Lo que cuentas, la música... aunque lo mejor de todo es poder compartir Haendel 11,1I contigo día a día!
    Te amo!

    ResponderEliminar
  3. Tarde pero segura. Esta entrega es IMPECABLE. Es inconmensurable la importancia que tiene la música sea del género que sea en mi vida, será que lo has heredado de mi????? jajajaja. Lo más impresionante es que es inagotable, inacabable y todos los "able" en lo que aprendizaje a la música se refiere. Particularmente esta entrega tiene un matiz diferente y no por el género sino por lo que das de ti. Dios te bendiga

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…