Ir al contenido principal

De festival en festival

letrastereo_boletos_festival_rock_iberoamericano_91
En la máquina musical del tiempo

Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito Páez, Prisioneros, Os Paralamas Do Sucesso, La Unión, Los Rodríguez, Los Lobos, Sentimiento Muerto, Miguel Ríos, etc. Por cierto este último, el más veterano de aquel Rock Music 91', ya había hecho un pequeño festival en Madrid en el 86' con la intención de agrupar el rock en español (Charly García, Sentimiento Muerto, etc.)





El 1er Festival de Rock Iberoamericano Caracas 91' fue como nuestro primer Woodstock en español. No éramos hippies, ni había barro, pero sí disfrutamos de muchas horas del poder de la música en vivo, y nos mojamos como en el famoso festival del 69'. En la última jornada sufrimos por unas horas una lluvia tormentosa (tropical) que generó un fuerte retraso en el itinerario final. Tanto fue así que Soda Stereo, los encargados de bajar el telón, salieron a tocar a las 7 de la mañana de un lunes para el delirio (casi literal) de las pocas y afortunadas personas que resistieron la adversidad atmosférica y del tiempo.



Ahora quiero que descubran esas imágenes que me llevaron de vuelta a ese autocine caraqueño de principios de los noventas convertido en GÜSTOC. El video es un reportaje de Daisy Fuentes para el desaparecido programa de MTV Internacional. (Ver Vídeo)






Sin duda es un verdadero tesoro este vídeo para los que vivimos la experiencia del 1er Festival Iberoamericano de Rock Cararas 91' y un excelente testimonio histórico-musical para quienes quieran revisar un momento importante para el género del rock-pop en la lengua de Cervantes (y de nosotros).



Nunca hubo un 2do. Festival de Rock Iberoamericano pero su primera y única edición ha sido como una pólvora encendida que se expandió por el continente: Rock Al Parque (Bogotá), Vive Latino (D.F. México), Quilmes Rock (Buenos Aires), etc.



Gracias a Claudio Mendoza (productor del festival), gracias al autocine El Cafetal (Caracas), y  gracias a las bandas y artistas de aquella inolvidable experiencia.

Adrián Naya

Comentarios

  1. Miguel Angel Genova4 de julio de 2010, 10:29

    Esta fue mi primer gran concierto despues de haber ido a pequenos toques. No fui todos los dias, creo que a dos o tres, pero tuve la suerte de ir al ultimo, el de la tormenta, el de la gente haciendo fogatas con bencina, vasos plasticos, el que cuando dejo de llover, habia una piscina gigante encima de uno de los toldos encima de la tarima. Tuve la suerte de andar con mi papa, que aunque no era ningun chamo, ama los lobos que tocaban ese dia y nos quedamos hasta el final de los conciertos.Toda una experiencia la verdad, creo que desde ahi hasta el sol de hoy, no he parado de ir a conciertos a lo largo de mi vida!!!

    ResponderEliminar
  2. Adriancin, entre la tesis y la panza no me he dedicado con calma a la lectura de tu blog como tu fan fiel que soy, pero los cambios en el diseño me encantan! Re bien compadre

    ResponderEliminar
  3. El segundo no se dio en la rayita. Y creeme que lo lloramos mucho. Lo peor es la razón por lo que no se dió: el socio de Claudio Mendoza lo demandó por el uso del nombre del festival, para que se hiciera hab{ia entonces que hacer de nuevo toda la boletería y sellar que habían sido pagados los impuestos municipales. Pero la {unica maquina que estaba disponible para eso en la alcadía se encargaba de sellar las de la Liga Profesional de Beísbol. Así que apenas 24 horas antes de empezar el Rajatabla era una llorona colectiva, un lugar sombrío en el que estaban Claudio, Félix, Las Amistades peligrosas y algún invitado más de los que habían llegado. Una verdadera pena.

    Para mi, era ese segundo festival una pequeña venganza. Y es que no pude ir al primero y me sabía los cuentos de los demás de memoria. Para este preparabamos una edición especial de El Sordo, la sección musical de Letras que yo coordinaba entonces. Nos tocó preparar la imprenta en la rayita, como a cinco minutos de empezar a imprimir.

    ResponderEliminar
  4. Éramos felices y no lo sabíamos, me acuerdo mucho de ese concierto de la buena música y lo maratónico que fue, del botellazo de agua que le pegaron en la cara al cantante de témpano jajjajajaja se debe estar sobando todavía jajajaj, de las monedas que le tiraba Miguel Q. a Fito Páez, de cómo arrancamos toda la publicidad de las tarimas y pedazos de la barrera para taparnos del MEGA palo de agua infernal y de cómo coyote saco de su bolsillo un impermeable de cuerpo entero (amarillo) y fue el único que no se mojo, en fin mas que música fueron cinco dias mamantes pero únicos.( El tripode anónimo)

    ResponderEliminar
  5. Hoy, Sábado 16 de Julio del 2011 me topé con este blog de pura casualidad, y en verdad me da gusto encontrar mi pseudónimo escrito en agradecimientos en sitios así, muchas gracias Adrian Naya :)

    "changuito was here"

    Saludos desde Aguascalientes, México.

    Atte: changuitodeguadalajara

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo que en ese 1er concierto de rock iberoamericano en los cinesmovil del cafetal se presento un grupo venezolano que mas nunca supe de el.... clouds, recuerdo que tenian una cancion genial que decia " tu me haces sufrir no me trates asi, ten piedad de mi estoy loco por ti".... Tocaban buenisimooo
    Fueron 2 fines de semana y recuerdo q fue lo maximo, asi mismo como lo describe adrian, nuestro woodstock venezolano.
    Soda stereo toco amaneciendo para lunes... Nunca lo olvidare... yo sali de alli a trabajar..

    ResponderEliminar
  7. El 2° festival vendrá... y no parará!!! Estuvo en nuestros recuerdos y de allí saldrá para volverse realidad...

    ResponderEliminar
  8. viejo gracias por el video tenia 20 años entonces el primer concierto grande en ccs tenia 20 años entonces y las vueltas de la vida años despues trabaje con el gran claudio en otro evento del pana saludos a los southamerican rockers desde caracas rafa siza

    ResponderEliminar
  9. Qué vengan muchos más!!! Europa esta inundada de festivales, ojalá en Latinoamérica suceda el mismo fenómeno.

    ResponderEliminar
  10. yo tambien recuerdo esto, vivia en esa epoca en Venezuela y muy chamo, ahora estoy en Chile.. pero recuerdo a la Union.. que recuerdos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…