Ir al contenido principal

La guitarra gitana no flamenca



letrastereo_la_violetaUn domingo cualquiera y en un bar de Madrid (La Violeta, debajo de mi casa) seis músicos invocaron "la presencia" sonora de otro gran músico y también un gran desconocido para una parte del mundo actual, Jean Baptiste "Django" Reinhardt. Recientemente se han cumplido cien años de su nacimiento y algunos admiradores intentan no olvidar el legado de este belga de origen gitano, quien fue el primer europeo reconocido dentro de la órbita del jazz en el siglo XX.


Django consiguió con alegres riff y solos de guitarra darle otro carisma al género de origen americano y, al mismo tiempo, crear un subgénero bautizado en los años treintas como Jazz Manouche (Jazz Gitano). Su particular y seguido estilo para tocar la guitarra fue fruto de una "minusvalía" en dos dedos de la mano izquierda  producto de un incendio. A raíz de este incidente el guitarrista manouche se inventó una técnica basada en marcar los acordes tan solo con el dedo índice y medio.


letrastereo_django_reinhardt
Para el ritual de invocación en el bar La Violeta,  ese domingo cualquiera, Diego Araoz de los Baxtalo Drom convocó  a los músicos Jorge Frías (contrabajo), Marcel Trenze (clarinete), Simón Cuenca (Guitarra), Juan Pedro Jiménez (guitarra) y Antonio Rodríguez (guitarra). Todos ellos juntos y mezclados prácticamente entre toda la gente, cervezas, botellas y platos que venían e iban, en escasos 20 metros cuadrados. Pero el diminuto espacio no fue impedimento para disfrutar del ritual  honorífico hacia Django Reinhardt.



Disfruten de un pedazo de la Jam Session con el fondo ambiental del bar incluido. (Ver Video)



Django Reinhardt dejó este mundo con apenas 46 años, pero creó cientos de composiciones que siguen cautivando a músicos y aficionados. Muchos de sus solos de guitarra son obras de arte y han influenciado a también grandes músicos como Les Paul (Gibson), por nombrar a uno.



En esta entrega de Letrastereo recurro nuevamente a la gran filmoteca de estos tiempos, Youtube, para brindarles al mismo Django Reinhardt tocando junto al violinista Stéphane Grapelli, uno de sus fieles compañeros por años en el mundo del jazz. (Ver Video)



Django Reinhardt, la guitarra gitana del jazz, y que ojalá siga siendo invocada por músicos devotos cualquier día y en cualquier lugar.



Adrián Naya



(Gracias a Pablo Araoz y a los músicos de la Jam Session)

Comentarios

  1. Que sensación tan exquisita me da esta música que sin equivoco comprende el jazz en su ritmo......pero que nos sugiere al flamenco....que placer debes haber sentido al estar allí...
    besos y gracias por esta nueva entrega

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la Violeta con sol y música. ¡Que buena tu entrega de barrio Adrianz!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…