Ir al contenido principal

Del norte del sur

letrastereo_prisca_davilaA ritmo zapateao

"Ta-ta... Ta-ta... Ta-ta... Ta-ta... Ta-ta... Ta-ta..."  Sonaban las palmas mientras mis piernas empezaron  a romper con la inmovilidad de mi cuerpo. Giré mi cabeza y alrededor observé  que muchos danzaban  también al mismo ritmo, era Joropo. Música, principalmente, de los llanos venezolanos, y que una noche de 19 de marzo, inundó la Sala Barco de la capital española. De un piano de cola provenían esas ondas que hacían mover los cuerpos hacia izquierda y  derecha "un pasito pa'lante, un pasito pa'lante ..."

La responsable de provocar esa magia a través de las teclas era Prisca Dávila. Una venezolana que desde el 2003 ha creado 4 producciones discográficas cargadas  de hechizos sonoros, y que en vivo sientes con mayor fuerza. Su "poción" ha consistido en mezclar la música tradicional venezolana con el jazz, la clásica, y recientemente, suministrándole aderezos flamencos.



Prisca cautivó a los presentes en casi 2 horas de concierto que crearon cierta adicción a más de uno. La pianista venezolana empezó su tarea hipnotizadora con un par de piezas muy íntimas de ella sola con el piano, entre las que interpretó el tema Leyenda del reconocido, y su antiguo profesor, Gerry WeilEl comienzo de concierto indicó sin dudas que íbamos a disfrutar de música de alto calibre.





letrastereo_prisca_davila_madridEduardo Dávila (padre de Prisca) en el saxo y flauta, Hilda Hernández en la percusión, Iván Díaz en la batería y Manuel Torcal en el bajo se subieron al escenario para acompañar a Prisca en su paseo con paradas por clásicos venezolanos y piezas de su propia autoría. Merengue Rucaneao, también de Gerry Weil, empezó generar el efecto anti-movilidad en el lugar. Lucerito, Un Helado con Clase, El Catire, Malembe, Desilusión y Lidiando Merengue mantuvo bajo hipnosis grupal en la Sala Barco con ritmos de Tonada, Merengue Venezolano, Onda Nueva, Afrovenezolano, y Joropo Tuyero. 

Hasta ese momento, si algún madrileño se había resistido a mover el esqueleto, la fusión Joropo-Bulería que vendría a continuación se los puso más difícil. Para ello también Prisca nos hizo participar en el recital haciendo con las palmas, "Ta-ta... Ta-ta... Ta-ta... Ta-ta..." La pianista venezolana, quien también es historiadora, investigó con éxito la forma de componer  arreglos con esos dos géneros  que han tenido nexos familiares desde antaño. Zumba que Zumba, Quirpa y Frigiando Merengue fue una muestra del fruto de mezclar la música venezolana y el flamenco, y que favoreció la definitiva integración en la sala.



El repertorio de Prisca pasó también por México con una interesante versión jazzeada de la Bikina. De regreso "al norte del sur", como diría Franco De Vita, la pianista venezolana siguió joropeando con piezas  como Joropordiós, Montilla, y una versión del tema  en lengua Warao (Delta del Orinoco), Un Setoconao.

Disfruten de un momento de la presentación de Prisca Dávila en la Sala Barco de Madrid con Frigiando Merengue. (Ver Video)







"Otra, otra, otra..." Coreaba el "ansioso" público por más de esa magia sonora. Prisca y compañía complacieron con 2 temas más, incluido el Joropo Pikirillo.

"Get down, get down... Get down, Get down..." De golpe la música funky invadió la Sala Barco, y los cuerpos dejaron de zapatear para conectarse al ambiente discomusicEra la 1:30am, además de despertar, ya era momento para agradecer a Prisca Dávila por el viaje venejazzolano que tuvimos la oportunidad de disfrutar esa noche de 19 de marzo en Madrid.





Adrián Naya





Video y fotos: Aníbal Ordosgoitty



Agradecimientos a Prisca Dávila, quien también era del "Patio del Colegio" (Leer entrega de  diciembre 2009). Gracias también a los letrasterianos Carlos "Ursula" Cruz y Helen López por la información.



Comentarios

  1. No deja de sorprenderme el "talento" que mi gente derrocha por doquier.....se me para los pelos de punta con tan exquisito deleite y no solo me refiero a la inmejorable presentación de Prisca Dávila sino tambien el trabajo que estás realizando "hijo querido"

    ResponderEliminar
  2. Adrianz, ¡Pero qué bueno!, he visto en el fondo del escenario que la presentación de Prisca fue en el marco del festival ELLAS CREAN, ¡que maravilla! Leyendo esta entrega en tu blog me quedo con un poquito del sabor del festival, ¡Qué ganas de estar allá! Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Hola desde este momento soy seguidora de tu bello blog, te invito a visitar el mio, el blog de MA.

    Un cordial saludo de MA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…