Ir al contenido principal

Sentimiento Muerto

letrastereo_ticket_concierto_Charly_GarcíaMás vivo que nunca 


Seis de mayo de 1989, Poliedro de Caracas (recinto de deportes y espectáculos), estaba a escasos metros de una enorme tarima entre miles de personas que se movían como las olas del mar. Minuto a minuto ese "océano" se iba calentando más y más. De repente todas las luces dentro del enorme y abarrotado domo se apagaron. Obscuridad total. Unas pequeñas luces de linternas encima de la tarima hacían reflejar unas caras que se iban acomodando en el escenario. "¿Quién es esa chica?" Pregunté a un "vecino", que más bien parecía mi hermano siamés, no por el parecido, sino por lo apretados que estábamos entre el mar de personas. 

En ese momento ese "océano" ya  se había "tragado" a mis amigos. ¡Es Cayayo! Me contestó ese "vecino" con tono seco, quizás obstinado por el incómodo bamboleo, o tal vez por mi ignorancia. Cayayo, guitarra en mano, estaba pintado con la cara de blanco, labios de rojo, además tenía una "cola de caballo" en su cabeza. "Un, dos, tres... Ya de mi bolígrafo no salen palabras, pero mi boca habla sin miedo, y de pronto no porque no quiero sino porque no debo...Yo no quiero que se convierta en un guion para una novela en... cucu cucu!! cucucu culebrooooon.." 

Voz, guitarras, bajo y batería arrancaron a sonar y el Poliedro ya no parecía una marejada, sino una tormenta eléctrica de emociones, que descargaba al compás de la voz y música proveniente de la tarima. Así comenzó mi idilio en vivo con la banda venezolana de rock/pop con mayor influencia de una generación que cruzaba la adolescencia en los ochentas, Sentimiento Muerto. La presentación de esta banda duró sólo 45 minutos, pues eran los "teloneros" del argentino Charly García (el ticket, material testimonial).


letrastereo_logo_sentimiento_muerto
Sentimiento Muerto había llegado antes a mis oídos, como a muchos caraqueños, con una estrategia de autopromoción con unos famosos cassettes grabados entre el año 86' y 87'. Podía escucharlos muchas veces a la semana, incluso llegué a perder alguna cinta de tanto uso. S.M. fue para muchos una fuente importante de inspiración, y atreverse a tocar algún instrumento con sueños de rockstar

S.M. fue un fenómeno social que fue recogido en algunos trabajos de tesis  e investigación como el realizado por la conductora de T.V. Erika Tucker en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Estos jóvenes caraqueños  fueron pioneros en el marketing underground con grafitis dibujando un corazón tachado, al "Dr. Sentimiento Muerto"  ó escribiendo su máxima: "El amor no existe, hay que hacerlo".


Toda esa publicidad estaba plasmada por muchas  de las paredes de calles, centros comerciales y baños públicos  de la capital, que después serían reproducidos por muchos de nosotros en algunos cuadernos del colegio. 


Sentimiento Muerto fue tal vez para Venezuela, lo que para México significó Caifanes, en Chile los Prisioneros, o en España los Héroes del Silencio. Este grupo caraqueño movilizó a toda una generación con títulos y letras rebeldes ó de amor, pero con cierta inteligencia y poesía. Supieron desmarcarse de cualquier producto "manufacturado", imperante dentro de algunas disqueras y emisoras de radio de la época.


La música tenía una sonoridad con efectos "deelay", "chorus" y un suave "distorsion" en las guitarras, a veces con toques punks y en otras oportunidades con aires a la banda inglesa The Cure. (Ver Video)


El video de "Cabeza" perteneció ya a una promoción menos underground después de  editar su primer LP con una discográfica, "El amor ya no existe" (1987), producido a última hora por Fito Páez, luego de abortar la misión Andrés Calamaro. Ese disco fue criticado por algunos por perder el "sabor" de los cassettes piratas. Pero la realidad es que tuvo un efecto de "pólvora encendida" que hizo cada vez más asequible sus temas por la radio, y aumentaron sus presentaciones en bares, salas y teatros de Venezuela.


Para finales del año 1989, después del mencionado concierto del Poliedro con Charly García, y otros más, vino el lanzamiento del segundo disco, "Sin sombra no hay luz". Gracias a esta producción pudimos disfrutar como "nuestra" banda empezaba a tener mayor proyección internacional. Un orgullo para algunos jóvenes de un país, que ha sido, y es esencialmente, de música tropical/caribeña (salsa, merengue, etc.) En 1990, S.M. tuvo una presentación en la afamada sala de Nueva York CBGB, donde han pasado también por ahí: The Police, Sex Pistols, Pink Floyd, Gun n' Roses, entre muchas otras reconocidas agrupaciones. La ocasión fue propicia para filmar un videoclip, "Payaso", que sería el primero de un grupo venezolano en salir en la cadena MTV (en ese momento aún sin su franquicia Latina). (Ver Video)





"Sin sombra no hay luz" fue un álbum interesante y la batería tenía otros matices con Sebastián Araujo en las baquetas, en su primera grabación con Sentimiento Muerto. Recuerdo que fue de los últimos vinilos que compré ante la ya inminente avalancha del formato CD. Para el año 1991 la banda editó la producción "Infecto de Afecto", su tercera placa que, sinceramente, nos llegó menos a todos los que comenzamos a conectar con el sonido de S.M.  con aquellos cassettes piratas. De la formación salieron Wincho  (bajo) y "Pingüino" (guitarra), para entrar Héctor Castillo (bajo) (actualmente reconocido productor musical por  trabajos con David Bowie, Lou Reed, Roger Waters, Gustavo Cerati, etc.) Los temas "La estampida" y "Al nido" me llamaron la atención, pero el disco ya sonaba a despedida sin nadie saberlo.




En el verano 1992 tuve la oportunidad de viajar por varias semanas a Europa, pero de vuelta a Caracas una de la noticias que más me impresionó fue la ruptura de Sentimiento Muerto. ¿En serio? Mi cabeza buscó que fuera una mala broma. Sí, era cierto. Adiós a una etapa de la música en Venezuela, que ha dado frutos con los años. En 1999 Cayayo abandonó tempranamente este mundo, pero dejó un legado musical con "sentimiento" y en sus posteriores agrupaciones, Dermis Tatú y P.A.N. (amigos mexicanos no es el partido político).




letrastereo_edgar_jimenez_con_el sentimiento_muerto
Edgar Jiménez, guitarrista de la etapa de los cassettes de Sentimiento Muerto, ha revivido la esencia de la banda en aquellos años ochentas, pero con un sonido de los dosmiles. El material fue grabado en el 2009 y será lanzado al mercado este mes de febrero del presente año. Aquí un adelanto para ustedes. (música cedida por Augusto Moronta) (Ver video producido y editado por Letrastereo)









Gracias a Edgar Jiménez, Pablo Dagnino, y a muchos, que han hecho para que Sentimiento Muerto esté más vivo que nunca.




Adrián Naya





(Gracias Augusto por tu aportación a Letrastereo)

Comentarios

  1. ¡Gracias Adrián! Qué de recuerdos de un tiempo fantástico. Y una gran oportunidad para volver a escuchar a SM para los que hemos perdido los cassettes piratas. A ver si Spotify se acuerda de incluirlos en su oferta para nostálgicos...

    ResponderEliminar
  2. Miguel Angel Genova1 de febrero de 2010, 10:06

    Bueno el Escrito!!! Musica de otras epocas que siguen activas en nuestros cerebros!!

    ResponderEliminar
  3. Chamo, hasta hace no mucho conservé esa entrada... Que recuerdo mi pana!!, excelente entrega, estaré pendiente del CD.

    Un abrazo.

    Gustavo.

    ResponderEliminar
  4. Adrián, realmente esta muy bueno. Es muy entretenida. Hace poco vino Charly a Lima y lo fui a ver, muy bueno el espectaculo. Te mando un abrazo

    Diego

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo Adrián! Nunca pude comprar un vinilo de S.M., aunque los pude ver alguna vez presentándose en Mata de Coco y recuerdo que teníamos algún cassette en casa del cual sabrá Dios donde está. De momento mi hermano y yo guardamos con celo el C.D.recopilatorio "Fin del Cuento" (81-93)... je je je... que nostalgia.

    Un abrazo y gracias por esos breves viajes en el tiempo...

    Loyo

    ResponderEliminar
  6. Gracias por recordarnos de donde venimos... excelente articulo... trae muy buenos recuerdos de una de las mejores epoca de nuestras vidas...
    Diego (desde USA)

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Adrian. Definitivamente SM marco una etapa en nuestra vida. Aun recuerdo el concierto "Al Fin Solos" en el Poliedro...

    Ivan Coronado

    ResponderEliminar
  8. Bueno adrian!!!! sentimiento muerto es y será guía para unos cuantos que paseamos en los bares tocando guitarras, recuerdo el dia que cayayo se fue... una hora antes paso por mi tienda en la castellana buscando los flyers para el concierto de PAN (su ultimo proyecto) y me dijo... "nos vemos el viernes".... sin duda sentimiento muerto vivira siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…