Ir al contenido principal

Jeremy habló

letrastereo_jeremy...y para siempre
"Jeremy spoke in class today... Jeremy spoke in class today..." Sí, Jeremy habló en clase hoy. Un día cualquiera de enero de 1991, un adolescente de 16 años de Texas decidió expresar de la mejor forma que pudo su dolor y desesperación, y fue disparándose por la boca en un salón de clases enfrente de sus compañeros, enfrente de la sociedad. Ese hecho de la vida real fue llevado por Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam, en forma de letra y música que llegó a mis oídos como un "mensaje en la botella" en el verano de 1992,  en una discotienda londinense. En este invierno (europeo) del 2010  ese "mensaje" ha empezado a sonar otra vez en mi cabeza.


En aquellos comienzos de los noventas, la canción "Jeremy" podía escucharla todos los días seducido más por su propuesta musical y la descarnada interpretación de Eddie Vedder, que por su contenido lírico, aunque llegué a traducir la letra al castellano. Ahora, casi veinte años después, la canción la siento más grande, como esos temas especiales que descarnan realidades sin maquillajes. "Jeremy" es un tema para mantenernos alertas de lo que somos y hacemos como familia y sociedad cada día.

Vedder y compañía crearon una obra musical (interpretada con un bajo de 12 cuerdas) que crece en intensidad a medida que avanza la canción. "Jeremy" es como un caballo solitario sin riendas que galopa desesperadamente hasta el precipicio. Tal vez, de esa manera habrá vivido  sus últimos días ese chico.


"Daddy didn't give affection, And the boy was something mommy wouldn't wear, King Jeremy the wicked, ruled his world... Jeremy spoke in class today" (Papá no le dio afecto.Y el chico se convirtió en algo que a mamá no le gustó enseñar. Rey Jeremy, el malvado, mandaba en su mundo). Así sintió  Eddie Vedder  a ese chico y así quedó plasmado en música por Pearl Jam. (Ver Video)



(Versión sin censura suministrada por Carlos Cruz)



letrastereo_pearl_jam_ten
El videoclip fue dirigido por Mark Pellington, quien logró plasmar con maestría lo que Pearl Jam ha querido decir con esta canción. Este material audiovisual de calidad fue reconocido con 4 premios MTV en el 1993, incluido mejor videoclip del año. El mismo sufrió algunas censuras de escenas (esvástica en el salón y pistola de Jeremy). Por esa razón Pearl Jam mantuvo  por varios años una política de protesta y no producir más videoclips de sus temas. "Jeremy" fue prohibido por un tiempo posteriormente a la masacre de Columbine en 1999. Creo que las autoridades estadounidenses nunca entendieron la canción, y menos a aquel chico que sufría, llamado Jeremi Wade Dale. 




Gracias Eddie Vedder, gracias Pearl Jam. El "mensaje en la botella" ha llegado: "Jeremy habló en clase hoy... y para siempre".



Adrián Naya




Comentarios

  1. Hola Adrián. La reflexión que haces es de este tiempo. Veinte años después, si nos ponemos a mirar alrededor, nos damos cuenta que aún no hemos entendido el mensaje de Jeremy, ni el de tantos chicos, chicas, de nuestra generación y de hoy, que se ahogan... seguimos como si nada, ay el afecto....el amor.
    Peterson
    PD: No se abre el vídeo.

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE HIJO....CUAL DURO DEBE SER RECONOCER LA EXISTENCIA DEL DRAMA HUMANA CUANDO APENAS SE CUENTA CON POCA EDAD...CIERTO?
    QUE FUERTE!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Excelente canción con un mensaje muy claro y contundente. Musicalmente está excelente, un sonido muy potente.
    Para mi es quizá una de las mejores canciones y más representativas de los 90.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Un mensaje muy profundo, creo que esto es lo mejor de la canción. No he escuchado en España o en Perú de suicidios infantiles pero parece que en USA es muy frecuente... en fin igual Jeremy fué muy valiente e hizo lo mas obvio... parar de sufrir y para siempre.
    Gracias por la entrega Adri!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…