Ir al contenido principal

Un paseo por la pampa sideral

letrastereo_gustavo_cerati_fuerza_naturalCerati Expedition con Fuerza Natural

La música puede tener el poder de hacerte viajar a lugares donde nunca has estado. No conozco la Pampa argentina y menos la Patagonia, pero al escuchar “Fuerza Natural” de Gustavo Cerati me monté en un caballo para recorrer esas extensas llanuras australes de cielos estrellados y condiciones climáticas un poco “rudas” para seres que nos criamos próximos al meridiano del Ecuador. Esta obra ceratiana se ha conjugado con mi memoria audiovisual de muchísimos documentales naturalistas del cono sur, y por supuesto el origen argentino del autor de la obra ha ayudado a ponerle imágenes a la música y letra.

Por supuesto cualquiera pudo montarse un videoclip diferente en su cabeza, aunque hay elementos que me condicionaron un poco más a la hora de descifrar de que iba la “película”. La portada de Fuerza Natural, sin duda fue uno de esos elementos para que yo me subiera en ese mismo caballo (ver foto) y escapar pampa abajo. Eso me sucedió cuando fui “casualmente” a buscar este disco recién salido del horno en toda Latinoamérica el 1 de septiembre, el mismo día de la “captura del Reptilectric” (leer Reptilectric: Un viaje con Zoé Natural). Como buen discípulo de Gustavo Cerati desde los años “ochenstereos”, le di play en el reproductor de la tienda y viendo al jinete enmascarado galopando un caballo sobre la ciudad me puse las botas, mejor dicho, los audífonos: “ Y a galopar se ha dicho!"

“Fuerza Natural”, el tema culpable del nombre de la quinta producción solista de la carrera de Cerati, mostraba las coordenadas rumbo hacia el sur. Un arpegio alegre de guitarra acústica me introdujo hacia una primavera de sonoridades australes/pop. Sin duda para darnos los “Buenos días” de todos las mañanas. Continuaron “Deja vu” y “Magia” donde dejamos el caballo para subirnos a una moto todoterreno (aunque Cerati lo hace en coche en el videoclip) y transitar con un ritmo más rápido marcado por una vigorizante guitarra eléctrica y un tempo acelerado para dar brincos.


De repente el camino se complicó y hubo que volver a retomar el caballo en el mejor estilo country-music. El ex soda me sugirió en medio de la Pampa que habíamos llegado a algún pueblo del “lejano oeste” de Argentina al comenzar un “Amor sin Rodeos”. “Carretera, las distancias son enormes, más allá del horizonte, la llanura nos espera, campo a travesía donde el sol se esconde, donde pude ocultar mi corazón…” Imposible que no me transportara hasta la pampa argentina con una letra así, y aún más, cuando escuché la siguiente composición titulada “Tracción a Sangre”. (Escuchar video)






Cerati me recordó que no era un disco country con “Desastre” y “Rapto”. Sonido pop/rock muy animado con riff de guitarras eléctricas “limpias” de distorsión y con melodías vocales muy pegadizas. Las baterías tenías ritmos básicos sin muchos golpes y con una buena velocidad como para conducir un automóvil con entusiasmo disfrutando de sujetar el volante en medio de las carreteras australes.

“Cactus” volvió a pasearme por planicies inmensas con olor a ganado y donde el cielo por las noches encandila con millones de estrellas junto a una fogata. Cerati es gaucho. (Escuchar video)




De ese sonido pampero apareció una “Naturaleza muerta”. El paisaje en el camino se volvió empedrado. Allí tuve que subirme a un jeep y para poder escuchar la más gruesa guitarra eléctrica de Cerati. Este camino desembocó en un pueblo pesquero. Allí entré en un bar que tenía música muy movida y con gente bailando que me contagiaron del ritmo como por efecto “Dominó”. Después de unos minutos de movimientos enérgicos, salí de aquel frenético antro para tomar aire a orillas del mar y probar un poco de “Sal”. “Un compás de luz, dibujó el faro en el mar, con un beso azul la espuma se convierte en sal, sirenas, hipocampos con su canto nos encantaran…” Fue un paseo a ritmo pausado marcado por un piano minimalista y un canto dulce de Cerati.

La expedición por tierras sureñas tuvo un giro muy surrealista, porque la música indicaba un sosegado paseo en “Convoy” por paisajes de naturaleza infinita pero la letra lo convirtió como en un “viaje” bajo efectos psicotrópicos: “…se soltó el vagón y volamos al espacio exterior. Próxima estación, mucho más allá del sol. Convoy espacial, que tan lejos nos llevará…” Fue un viaje country-espacial algo inesperado. Al parecer el autor de la pieza consumió alguna planta de la Pampa argentina que lo llevó al mismo “viaje” que realizó John Lennon cuando compuso “Lucy in the Sky with Diamonds”. La confesión fue casi evidente cuando llegué al track 13 y último de Fuerza Natural, “He Visto a Lucy”. A pocas palabras… (Escuchar video)



Fin de la expedición con Fuerza Natural de Gustavo Cerati que empezó a caballo y acabó en "viaje" con nave espacial o algo parecido.

Adrian Naya


Comentarios

  1. Hey!! buen paseo! sin duda las canciones que montaste tienen la combinación perfecta de sonidos y acordes para llevarte a un paseo por la imaginación
    Ahora, lo que no puedo es imaginarte con las pupilas dilatadas escuchando una canción. jaja es broma!
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Amor de madre

Prólogo:
Más allá que Gustavo Cerati ya no esté en este plano sigue valiendo la pena que disfruten de esta entrega en homenaje a esa relación madre e hijo, y como de muchas otras.

De hijo también

"Mama sabe bien, perdí una batalla. Quiero regresar sólo a besarla. No está mal ser mi dueño otra vez, ni temer que el río sangre y calme, al contar de mis plegarias... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Mama sabe bien, pequeña princesa. Cuando regresé todo quemaba. No está mal sumergirme otra vez, ni temer que el río sangre y calme, se bucear en silencio... Tarda en llegar y al final, al final hay recompensa. Tarda en llegar y al final hay recompensa... En la zona de promesas".
Esa es la letra de Zona de Promesas, la canción que Gustavo Cerati le escribió y dedicó en 1993 a su mamá Lilian Clark. Ella misma ha sido la encargada de recordarnos este tema al nombrarlo en una entrevista que le hicieron en radio (Mitre- Buenos Aires) el pasado 11 de agosto a raíz del cumpl…

De festival en festival

En la máquina musical del tiempo
Gracias a un vídeo he dejado de lado el fresco recuerdo  del festival Rock in Río Madrid 2010 para viajar 19 años atrás y casi 7.000 kilómetros hasta Caracas. La transportación ha sido a las imágenes que he encontrado de otro gran evento de la música celebrado entre el 2 y 10 de noviembre de 1991, y en la ya mencionada capital venezolana, el 1er Festival de Rock Iberoamericano (Rock Music 91'). 


A muchos no les sonará este acontecimiento por ser de otras partes del mundo y a otros, tal vez, porque ni siquiera habían nacido. Durante cinco días el autocine de EL Cafetal, en Caracas, apagó la ficción de sus proyectores para que miles de personas disfrutáramos en cada una de esas jornadas de la realidad del rock iberoamericano,  que estaba  en una fase de consolidación regional.





A mi parecer este festival de rock Iberoamericano fue uno de los primeros grandes eventos en el continente que logró reunir a algunos de esos grandes exponentes: Soda Stereo, Fito…

¿Quién tiene la culpa?

Misterios de la música
TUM PA, TUM PA, TUM-TUM PA... Este no es un lenguaje pre-histórico, es la codificación en letras de uno de los tantos ritmos que casi siempre está sonando en mi cabeza. Es una batería la que está en mi "azotea", el instrumento musical pasión desde la infancia. Pueden pasar los años pero la atracción se mantiene en alta intensidad. No importan los contratiempos, vender la batería de mi vida (Tama RockStar la negrita), vivir en ciudades donde los apartamentos tienen paredes de papel (Barcelona, Madrid), etc., etc., etc. Siempre, siempre la batería me acompaña, está en mi cerebro.
No encuentro explicación para este conexión tan fuerte con ese instrumento. En mi caso, el único miembro de la familia que ha sido músico instrumentista es el tío Franklin (Altuna), un virtuoso del violonchelo, con un oído prodigioso y con un curriculum no menos impresionante.  Entonces ¿Quién me ha contagiado con ese virus perpetuo durante mi infancia? ¿Quién tiene la culpa de la…